Lo corporal en la literatura. La expresión corporal y el Arcipreste de Hita.

Prof. Dr. Manuel Vizuete Carrizosa
Maestro de Enseñanza Primaria – Licenciado en Educación Física – Licenciado en Geografía e Historia – Doctor en Historia Contemporánea. Catedrático de Universidad. Líneas de Investigación: Didáctica de la Educación Física. Producción Materiales Didácticos. Historia, Política y Filosofía del Deporte. Formación del Profesorado. Fundador de La European Union Physical Education Associations (EUPEA) Comité de Expertos del Consejo de Europa. Coordinador del Foro Hispanomexicano de la Educación Física y el Deporte.

Lo corporal en la literatura. La expresión corporal y el Arcipreste de Hita.

Juan Ruiz, conocido como el Arcipreste de Hita, nació en Alcalá de Henares en 1283 y su obra, El libro del buen amor, es una de las cumbres de la literatura española de todos los tiempos. Pretendidamente autobiográfica, destaca su dialéctica entre el amor divino y el amor terrenal, empleando exemplas, cuentos y fábulas con la intención didáctico-moralizante de enseñar deleitando. En relación con su preocupación por lo que se dice con el cuerpo y lo que se entiende o interpreta, hemos de distinguir diferentes partes:

a) El recurso al lenguaje del cuerpo como lenguaje universal: En su obra, el Arcipreste recurre al lenguaje corporal como solución a dos problemas: el de hablar lenguas diferentes pero, sobre todo, al problema que plantea la comunicación entre personas cultas y personas de bajo nivel de conocimientos, en este sentido, lo que se intenta en el poema es poner a los dos dialogantes en un nivel común de comunicación cual es la comunicación por la expresión de signos o señas corporales.

AQUÍ HABLA DE COMO TODO HOMBRE ENTRE SUS CUIDADOS SE DEBE ALEGRAR, Y DE LA DISPUTACIÓN QUE LOS GRIEGOS Y LOS ROMANOS TUVIERON

44.    Es palabra de sabio, y díjolo Catón,

que el hombre a los cuidados, que tiene en corazón,

entremezcle placeres y risueña razón,

pues en mucha tristeza muchos pecados son.

45.    Y, pues con cosas cuerdas no puede hombre reír,

algunas que otras burlas tendré aquí que injerir;

cuando tú las oyeres no quieras discutir

salvo en la manera del trovar y decir.

46.    Entiende bien mis dichos y piensa la sentencia,

no me ocurra contigo como al doctor de Grecia

con el romano vil y su poca sapiencia

cuando demandó Roma a los griegos la ciencia.

47.    Ocurrió que romanos leyes no posean,

fuéronlas a pedir a griegos, que tenían;

respondieron los griegos que no las merecían

ni entenderlas podrían, pues tan poco sabían;

48.    mas que, si las querían para ellas usar,

primero con sus sabios debían disputar,

por ver si comprendan y podían llevar:

esta respuesta daban por quererse excusar.

49.    Respondieron romanos que esto era de su agrado,

y para la disputa pleito hicieron firmado,

mas, porque no entendían lenguaje desusado,

la disputa sera por señas de letrado.

b) El problema del comunicador: El lenguaje corporal sufre, a lo largo de la vida, una paulatina reducción en su empleo y en las posibilidades de interpretación, a medida que los otros lenguajes van siendo más y más familiares y ocupando lo que podemos denominar como el bagaje comunicativo propio, de tal manera que, el lenguaje corporal y la capacidad de expresarse y de entenderlo y entenderse con él es mayor en las personas en las que la presencia de los otros lenguajes es menor, siendo esta una de las razones de mayor empleo del gesto y de la gesticulación expresiva en las personas de menor índice cultural, o en los casos en que tratamos de hacernos entender de personas que hablan una lengua diferente a la propia y que no conocemos. Esta es la razón por la que en el poema, el Arcipreste escoge como comunicador a una persona de escasa educación:

50.    Convinieron el día para ellos contender;

los romanos, en cuita, no sabían qué hacer

porque no eran letrados, ni habrían de entender

a los doctores griegos ni su mucho saber.

51.    Estando en esta cuita les dijo un ciudadano

que a cualquiera eligiesen, a un bellaco romano;

y que señas hiciese diversas con la mano,

según él lo creyese; fueles consejo sano.

52.    A un bellaco se fueron grande y con mucho ardid;

dijéronle: «Con griegos hemos de discutir

y disputar por señas; lo que quieras pedir

nosotros te daremos; líbranos de esta lid.»

53.    Vistiéronle muy bien paños de gran valía

          como si doctor fuese en la filosofía;

subióse en alta cátedra; con bravuconería:

«Vengan aquí los griegos -dijo- con su porfía.»

 c) El problema de lo perceptible o signan: Puestos en el plano de igualdad de posibilidades comunicativas, se intercambian los mensajes corporales que cada uno va a interpretar de forma personal y de acuerdo con su forma de entender el asunto que se trata:

54.    Vino entonces un griego, doctor muy esmerado,

               escogido entre griegos, entre todos loado;

               subióse en otra cátedra, todo el pueblo juntado;

               y comenzó sus señas, como estaba tratado.

55.    Levantose, allí, el griego, tranquilo, de vagar,

          y mostró solo el dedo que está junto al pulgar,

          y luego se sentó en el mismo lugar;

levantóse el bellaco, malo de apaciguar.

56.    Mostró luego tres dedos hacia el griego extendidos:

          el pulgar y otros dos junto a  él oprimidos

en manera de arpón, los otros encogidos;

sentose luego el necio, mirando sus vestidos.

57.    El griego levantóse, tendió la palma llana,

y luego se sentó con su conciencia sana;

levantóse el bellaco, con fantasía vana,

mostró el puño cerrado, de porfía con gana.

58.    A todos los de Grecia les dijo el sabio griego:

          «Merecen los romanos leyes, no se las niego.»

          Levantáronse todos con paz y con sosiego:

          gran honra tuvo Roma por un vil andariego.

c) El problema de lo inteligible o signatus: La inteligibilidad del mensaje expresivo-corporal está siempre en función de dos razones:

1.-  El nivel cultural y de razón del que interpreta, y por tanto de su preparación específica para llevar a cabo esta tarea desde las ciencias que la tratan de forma específica.

59.    Preguntaron al griego qué fue lo que dijera

por señas al romano, y qué le respondiera:

Le dije que hay un Dios, y el romano que Él era

en tres personas uno, y tal señal hiciera.

60.    Yo dije que era todo según su voluntad;

dijo que en su poder tiene el mundo: Es verdad. 

Cuando yo vi que entienden, creen la Trinidad,

pensé que merecían de ley seguridad.

61.    Preguntan al bellaco cómo fuera su antojo:

«Dijo que con su dedo me quebraría el ojo;

tuve gran pesar de esto y tomé gran enojo,

respondíle con saña, con ira y con sonrojo

62.    que yo le quebraría ante todas las gentes

con dos dedos los ojos, con el pulgar los dientes;

dijo luego, tras esto, que le parase mientes,

que a golpes mis oídos pondría retiñentes.

63.    Yo respondí que a él daría tal puñalada

que ya en toda su vida la vería vengada.

Cuando vio la pelea tan mal aparejada,

dejó de amenazar a quien no teme nada.»

2.- Las expectativas y la disposición de ánimo de los intercomunicantes.

64.    Por eso dice el cuento de la vieja atrevida:

Mala palabra no hay si no es a mal tenida;

verás que bien es dicha si bien es entendida:

entiende bien mi libro, tendrás dueña garrida.

65.    La burla que tú oyeres no la tengas por vil,

la manera del libro entiéndela sutil;

saber mal, decir bien, encubierto y gentil?

Tú así no hallarás uno de trovadores mil!

Para concluir hemos de destacar como la expresión humana en sus distintas formas cuya incorporación al currículum de la educación física ha sido saludada desde los tres puntos de vista expuestos: revalorización del patrimonio folklórico, lúdico y motriz; medio de avanzar en la educación para la relación e integración social y dimensión psicopedagógica y terapéutica, precisa de ser evaluada y replanteada su dimensión curricular, especialmente, por cuanto en las tres dimensiones citadas son de avance creciente como demanda social y sus relaciones con la transversalidad de las áreas expresivas no solo son evidentes sino esenciales. De hecho, la expresión tomada desde estas tres dimensiones, se convierte en un sistema de vasos comunicantes en los que la educación social, humanística y cultural de lo lúdico y folklórico, se comunica con los aspectos sociales y de relación y, todos a su vez, se encuentran en las posibilidades integradoras del alumno en su grupo y de todos en el medio social, que pueden generarse desde la expresión corporal y de las posibilidades psicopedagógicas que ofrece.

BIBLIOGRAFÍA:

Baldinger, K.: Teoría semántica. Hacia una semántica moderna. Madrid, 1970

Blázquez, F.: Los recursos en el currículo. En Sáenz, O. -Dir.- Didáctica General. Una perspectiva curricular. 1994.

Blázquez, F., Vizuete, M. y García, A : Los Recursos  Tecnológicos en  la Educación Física y en la Educación Tecnológica, UNED, Madrid, 1995.

Guiraud, P.: La semántica, México, 1960

Jakobson, R.: Essais de Linguistique Gènerále. París, 1963

Lyons, J.: Structural Semantic. Oxford, 1963.

Martinet, A.: Elementos de lingüistica general, Madrid, 1965.

Martinez, F.: Fundamentos pedagógicos de los medios Audiovisuales en la educación.  En  Las Nuevas Tecnologías en la Educación, I.C.E. Universidad de Cantabria, Santander 1992.

Ullmann, S.: Semántica. Introducción a la ciencia del significado. Madrid, 1965

Un comentario sobre “Lo corporal en la literatura. La expresión corporal y el Arcipreste de Hita.

  1. Maravilloso artículo. Mi mejor profesor de la universidad, el que me enseñó a amar incondicionalmente la Psicomotricidad. Gracias por todo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s