LOS VALORES DEL DEPORTE EN ESPAÑA. DEL REGENERACIONISMO A LA GUERRA CIVIL

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Manuel Vizuete Carrizosa

Maestro de Enseñanza Primaria  –  Licenciado en Educación Física – Licenciado en Geografía e Historia – Doctor en Historia Contemporánea. . Catedrático de Universidad. Lineas de Investigación: Didáctica de la Educación Física. Producción de nuevos Materieles Didácticos para la Educación Física Escolar. Historia y Filosofía del Deporte y de la Educación Física. Formación inicial y permanente del Profesorado de Educación Física.

 

LOS VALORES DEL DEPORTE EN ESPAÑA. DEL REGENERACIONISMO A LA GUERRA CIVIL

Resumen: Los valores del deporte son una constante en la justificación política y social de la existencia del deporte mismo. En este trabajo analizamos al deporte a partir de su aparición como hecho cultural progresista y progresivo; hecho este que, de facto, se inicia con las teorías regeneracionistas y liberal-progresistas de finales del siglo XIX, que encuentran un notable refuerzo cuando el ejército hace suyas estas teorías, y apoya la expansión de la educación física y del deporte como un medio de regeneración social y de mejora racial. En la valoración axiológica del fenómeno, es preciso reconocer un ampuloso discurso político y social sobre el valor objetivo del deporte y un interesado valor subjetivo que es el que, de facto, aplican los gobernantes.

Palabras claves: valores, axiología, deporte, regeneracionismo, Dictadura de Primo de Rivera, II República Española.

Abstract: The sport’s valors have had being a constant in the social and political justification in its existence. We analyze the sports, in this paper; from the beginnings like a progresses and liberal fact, from the liberal and regenerations ideas, point of view, at the end of the XIX century, and its reinforcement when the armies have had founded, in the physical education and the sport, a powerful instrument for the social regeneration and the racial quality. In the axiological valuation of the phenomenon, it’s necessary to recognize an objective but ampoule’ social and political speech, but mainly an interested subjective valor’s aplicated by all the Spanish governs in this historical period in its policies.

Key words: values, axiology, sport, regenerations, Primo de Rivera’s Dictator, II Spanish Republic.

 

Introducción.

Quizás la mejor definición que pueda darse de los valores del deporte, es que son los omnipresentes desconocidos e ignorados; sin duda, estamos tardando demasiado en elaborar una axiología completa del deporte que resuelva cuestiones esenciales como la propia existencia de estos supuestos valores y, sobre todo, aclarar la incógnita de ¿Dónde se encuentran? ¿Cómo se construyen? ¿Cuáles son? Y si dependen, o no, del ámbito de la educación, siendo en este caso posible su tratamiento educativo o, por el contrario, sujetos del ámbito de la cultura y, por tanto, dependientes de unas esferas de influencia en las que el ámbito de la educación se encuentra ciertamente limitado.

Por tanto, y habida cuenta de que esta axiología del deporte, hoy inexistente, debería hacerse cargo de definir y concretar no solo los valores positivos sino también los valores negativos, desde un riguroso análisis de principios que definan que es lo valioso y lo no valioso, a la hora de determinar una jerarquía de valores y anti valores del deporte. Una axiología de los valores del deporte, desembocaría, como es habitual en todos los casos, en la confluencia ético y deontológica del propio deporte, a la que habría que añadir la objetividad y la subjetividad sobre el deporte, donde lo objetivo estaría representado por la estética, la belleza, el bien y la verdad del deporte, en tanto que en el terreno de los valores subjetivos estarían aquellos que justifican los medios para alcanzar el fin; y del mismo modo, la transitoriedad de determinados valores dependiendo de los contextos, la cultura y las sociedades donde se materializan. Por ello, más que trazar una referencia jerárquica de lo que han sido los valores en la España contemporánea y, en concreto, en el espacio del tiempo histórico que nos ocupa, será preciso contextualizar diferentes entornos culturales para poder determinar cómo se han ido estableciendo determinados conceptos de valor, referidos al deporte, en la sociedad española; dejando que sea el lector el que, definitivamente, acabe estableciendo esa jerarquía de valores en función de sus propias visiones axiológicas sobre el tema.

I Antecedentes sobre el valor del deporte.

El deporte es un fenómeno netamente contemporáneo y, por lo que respecta a España, considerado desde un punto de vista estrictamente histórico, demasiado actual como para poder establecer secuencias de tiempo referidas a los valores netamente válidas. Las referencias axiológicas, por tanto, han de ser establecidas a partir de las visiones publicadas desde un punto de vista social, político o legal significativo que, además, contengan una referencia explícita a los valores.

Una de las primeras en considerar la actividad deportiva como parte de la cultura y del hecho social fue Dña. Emilia Pardo Bazán[1] para esta autora, el deporte es un privilegio de clase y de distinción social:

La naturaleza les llama –una naturaleza muy complicada por la sociedad- porque el veraneo en La Coruña no es estar pensativo bajo un árbol o cabe una fuentecilla, ni fumar en mecedora, ni es el austero estiaje castellano entre gañanes y paletas con las conversaciones del boticario y del señor cura por recurso, sino un pugilato de luncheones, almuerzos, comidas, chocolates, tés, que reúnen al círculo de las personas acomodadas, dueñas de quintas, villas y Pazos, y acaban siempre por tennis, danza o concierto.

La prensa deportiva, por otra parte, es precoz y existe desde muy pronto, pero su información no entra demasiado en la cuestión de los valores; sin embargo, el fenómeno deporte va calando en el interés de los periodistas no deportivos, hasta el punto que Julio Camba[2] corresponsal en el Zurich de la Gran Guerra, se muestra impresionado por las noticias que le llegan sobre los soldados ingleses, especialmente en relación con su aspecto y su comportamiento que ya se denomina deportivo:

……….El soldado alemán no admira al soldado inglés. Con más o menos reservas y de buena o de mala gana, admira al soldado francés, al soldado ruso, a todos los soldados con quienes combate; pero al soldado inglés lo desprecia. ¿Qué soldados son ésos que hacen la guerra en trajes de sport, que toman té por las tardes y que van a pasar los week-ends o fines de semana a Londres? ¿Qué soldados son esos a los que lord Kitchener los despide como si fueran a jugar una partida de foot-ball, dándoles por toda alocución patriótica una serie de preceptos higiénicos?……………… Los ingleses están quitándole toda teatralidad a la guerra. – No son soldados-dice un periódico-. Son hombres de sport…………………………………….

…………….Hacen la guerra de una manera sencilla todos los días laborables, y el sábado se van a sus casas a cantar salmos. De buena gana, en vez de luchar con los soldados ingleses, los alemanes los harían detener, como decía Bismarck…………………….… Zurich, diciembre 1914

Unos meses después Julio Camba escribe desde Londres y se muestra impresionado al conocer de primera mano los valores del deporte que había oído referenciar; es realmente interesante cómo fue capaz de captar los valores que la sociedad inglesa había puesto en el deporte como expresión de su escala de valores sociales, culturales y humanísticos, que definían a la sociedad británica de principios del siglo XX; sin duda, los valores del deporte y la traducción de esos mismos valores a las formas de ser y de comportarse en los diferentes órdenes de la vida de la sociedad británica, materializada en los soldados y en el contexto bélico, debieron impresionar al periodista que, ahora desde el propio Londres, se atreve a definir y establecer los valores del deporte.[3]

Londres no se ha militarizado. El Ejército de tres millones, que ha comenzado ya a desembarcar en Francia, más que un Ejército, parece un formidable equipo de foot-ball. Va a combatir como pudiera ir a jugar un match. Su espíritu no es lo que nosotros entendemos por espíritu militar. Es un espíritu sportivo, lo mismo que son sportivos los trajes de los soldados. ¡A jugar la gran partida! ¡A salvar en ella el honor y los intereses de Inglaterra! ¡Y a portarse bien, con valentía, con elegancia, de una manera que sea sportsmanlike!

Porque lo sportsmanlike es en Inglaterra lo que en otros países son lo heroico, lo noble, lo glorioso, etc. Cuando un periódico inglés cuenta alguna hazaña extraordinaria realizada por un soldado, dice que este soldado se ha conducido de un modo muy sportivo. Días atrás, yo leía la historia de un soldado que había matado él solo a tres alemanes, y que intimado a rendirse, prefirió a hacerlo obtener la muerte en el campo de batalla. Y el periódico se preguntaba a continuación: ¿Puede darse una muerte más sportiva?

El sport es bravura, es nobleza, es fair play o juego correcto. Un hombre de sport tiene que ser un hombre de honor. Todas las virtudes inglesas se condensan en el sport, así como las virtudes alemanas se condensan en el Ejército, y el ideal de los soldados ingleses es llevar la guerra como se lleva una partida de criquet o de cualquier otra cosa semejante…. Londres, Abril, 1915

Evidentemente la percepción del deporte desde España es bastante diferente a la que el periodista tiene en la propia Inglaterra y, probablemente para la época, la traducción y la definición que da sobre los valores del deporte, es realmente excelente. Es importante considerar, en nuestro caso, que el acceso de la sociedad británica al deporte es por educación y como forma de asimilar los propios valores que su sociedad ya había asumido y materializado, en tanto que, la sociedad española, en ese tiempo, está conociendo el deporte como una forma cultural sin ninguna intencionalidad o planteamiento educativo; para lo cual la sociedad española habrá de esperar algunas décadas.

Volviendo a ocuparnos de los antecedentes, en lo que respecta a la puesta en valor del ejercicio físico, la I Guerra Mundial va a suponer un considerable cambio de perspectivas en las que, la orientación higiénica y educativa de las actividades físicas, va a transformarse en utilitaria, de tal manera que, de acuerdo con lo que expresábamos al principio, los valores objetivos habrían sido sustituidos por valores subjetivos contextualizados y orientados en beneficio del esfuerzo bélico.[4]

La Dictadura de Primo de Rivera en España es, sin duda, el punto de partida de la valoración, tanto educativa como utilitaria, del ejercicio físico. Tras las investigaciones realizadas[5] se demuestra que la infraestructura y la concepción conceptual de la Educación Física y el Deporte, tanto desde un punto de vista objetivo como subjetivo, tienen su origen en este periodo histórico. Hasta ese momento, y como hemos visto, la literatura y la prensa, hasta donde alcanzan, habían contribuido a la formación de una idea de la actividad físico recreativa como patrimonio de las clases acomodadas y a la difusión de la actividad deportiva como hecho de élite social, y se había extendido rápidamente el fútbol a todos los ciudadanos como espectáculo de masas, y como deporte asequible por lo fácil y económico de su práctica, lo que acabará identificándolo como el deporte patrimonial de las clases trabajadoras, en primer lugar, y como medio de reivindicación política de clase, o nacionalista posteriormente.

La sociedad española, como todas las de su entorno, incluirá entre sus reivindicaciones sociales el disfrute del tiempo libre en relación con las actividades físico-deportivas, convirtiéndolas en una conquista y en un valor social deseable. A partir de este momento, que coincide especialmente con la Dictadura de Primo, las élites dirigentes tratarán de utilizar políticamente y controlar de forma social, el uso que los trabajadores hacen de este tiempo libre, más tarde, desaparecidos los miedos a la agitación social, gracias al efecto de imagen, y a la rentabilidad social y política, tratarán de favorecerlo y estimularlo, el axioma parece ser: si el trabajador está ocupado con el deporte no se ocupa de la política.

Una de las primeras acciones del Directorio fue la de establecer el uso obligatorio de la “Cartilla Gimnástica Infantil” elaborada por la Escuela Central de Gimnasia.[6] La obra, declarada por el Directorio como Manual para las Escuelas Primarias y para la formación de Sociedades Gimnásticas Populares, se convierte durante la Dictadura en un auténtico catecismo que orienta la acción de gobierno en educación física, estableciéndose a partir de las teorías de esta escuela toda una política educativa de educación física.[7] Se deja pendiente, en la cartilla un apéndice de gimnasia premilitar que habría de servir para optar a los beneficios de abono del tiempo de servicio en filas señalados en la base 10 de la Ley de Reclutamiento y que aportaría esa visión de valor subjetivo que hemos señalado. La idea que desde esta obra se aporta, tiene que ver, no solo con los conocimientos que en la época se tienen sobre los efectos del ejercicio físico sobre el organismo humano, sino también con la visión que se tiene a nivel social e institucional sobre la educación física y con los propios valores que la sociedad española de la época estima y defiende.

Desde el reconocimiento de ser la primera obra en la que se trata de difundir la doctrina ya ensayada con éxito en la escuela Central de Gimnasia, se declara en la Cartilla el pretender conseguir su implantación en todo el sistema educativo. Tras unas recomendaciones de carácter metodológico, en las que se establece como principio básico del método el movimiento muscular activo, se divide a las actividades físicas en: juegos corporales infantiles, gimnasia, deportes y juegos deportivos. Planteamientos teóricos que con escasas variantes, e incluso con el mantenimiento de las definiciones, se mantendrán durante la República llegando intactos al franquismo que los revalidará como principios intocables. El método que se propone, aceptable como punto de partida, establece los mismos ejercicios para los chicos que para las chicas, señalando como distinción, en el caso femenino, la disminución de los ejercicios de suspensión y la intensificación de los ejercicios abdominales y laterales, para conseguir:

……hacer innecesario el uso del corsé artificial, de formas inverosímiles, perjudiciales generalmente, sustitución beneficiosa en alto grado para las funciones que la Naturaleza reserva a la mujer.

La ortodoxia en el cumplimiento y en el seguimiento del método propuesto en la Cartilla Gimnástica fue objeto durante este periodo, tanto de una especial preocupación, como de un seguimiento exhaustivo, la idea, tal como aparece en las distintas resoluciones legislativas, hace pensar en el deseo de extensión de la educación física, no sólo con una planificación técnica adecuada, sino con la intención de establecer un método nacional, a partir de los modelos suecos que se habían tomado como referentes, e instrumentar, igualmente, a partir del mismo, una serie de actitudes sociales en consonancia con las ideas del régimen.[8] A partir del plan expuesto en la Cartilla, el gobierno del Directorio, establecerá una política clara y definida en relación con la educación física, así, además de su inclusión en los planes de estudio, con un tratamiento mucho más actualizado, se establecerán acciones políticas en distintas direcciones: [9]

  • – Reglamentando el estudio y la gestión de la educación física y los deportes.[10]
  • – Promoviendo la formación y el reciclaje del profesorado de educación física para los centros escolares[11] y la formación de inspectores de educación física, a razón de uno o dos cursos por año, no solo en la escuela Central de Gimnasia, sino también en las provincias[12] y en las Escuelas Normales.[13] La proliferación de cursos, así como la autorización de aumento de plazas en algunos de ellos, tal como aparecen en distintas órdenes,[14] demuestra, que realmente la Dictadura de Primo de Rivera realizó un esfuerzo importante de extensión de la educación física, tanto en el campo masculino como en el femenino, ya que, simultáneamente, se convocan cursos para maestras con la misma intención, aunque estos últimos en menor número.[15] Sin entrar en la calidad de los cursos, en los que como hemos visto aprobaban todos los alumnos, es importante indicar igualmente, que por parte del gobierno se establecen incentivos para motivar a los maestros, incentivos que serán tanto   económicos[16] como de promoción profesional.[17]
  • – A la enseñanza privada se la incentiva mediante subvenciones a los centros escolares o a las órdenes religiosas, al objeto de que incorporen a sus enseñanzas la educación física.[18]
  • – En los municipios se favorece la creación de instalaciones y espacios deportivos mediante subvenciones, o mediante la construcción de instalaciones por el gobierno en los terrenos cedidos por los ayuntamientos con este fin.[19] El gobierno, de acuerdo con esta política, incluye en sus planificaciones la construcción de instalaciones elementales, tanto deportivas como de juegos.[20]

Una vez iniciada la implantación y el desarrollo de la educación física escolar, mediante las acciones que venimos detallando, se inicia el proceso de empleo de la educación física escolar con fines de justificación política, mediante la promoción por el gobierno de exhibiciones y de festivales gimnásticos.[21] Desde esta perspectiva y con estos antecedentes, el panorama de la educación física al comienzo de la etapa republicana no puede ser más desalentador: se trata de una materia que viene del campo de lo militar, asociada a ideas de disciplina, obligatoriedad e imposición, con problemas en el campo educativo por la acción que se ejerce sobre el cuerpo, y especialmente por la ignorancia de los docentes sobre las bases metodológicas y didácticas de la educación física.

Desde este panorama los valores que la Dictadura de Primo de Rivera pasa a la República, no son otros que los de promoción de la práctica de actividades físicas desde una axiología subjetiva que busca la utilización de la masa participante con criterios de justificación política. Este hecho que hoy día empieza a estar manido y obsoleto, era ciertamente novedoso en su época. La posición política de los nacientes fascismos y nacionalismos se hará notar en los contenidos de alusión a la pureza racial y a la mejora de la especie humana que suelen adornar tanto los textos como los discursos de la época.

II La República.

La realidad al proclamarse la República, debía de ser muy distinta a lo que se recoge en los decretos y en las órdenes, el empleo de las actividades de educación física como acciones de apoyo al régimen, que habían comenzado a realizarse, así como la composición de los órganos directivos y consultivos sobre la cultura física, habían llamado la atención y despertado los recelos de los gobernantes republicanos, que toman medidas sobre el particular casi desde el primer momento de su llegada al poder.[22]

No menos importantes, debieron ser los recelos despertados entre los nuevos gobernantes por el colectivo de profesores de educación física. Las medidas que durante la República se llevan a cabo, hablan de acciones a favor y en contra dependiendo de los partidos en el poder, lo que hace que podamos decir sin temor a equivocarnos, que es en este momento en el que comienza la lucha por la adquisición de un status profesional y por el reconocimiento de derechos.[23]

Los esfuerzos de la República, en relación con la educación física, están orientados hacia la clarificación de los títulos y de las situaciones creadas durante la Dictadura, de la que, por otra parte, es en gran medida continuadora en cuanto a las políticas que hemos estudiado, como es el caso de las gratificaciones al profesorado, cuyos sueldos proceden, algunas veces, de decisiones políticas controvertidas, y que en modo alguno contribuyen a prestigiar la educación física como disciplina educativa.[24] Cursos y exhibiciones públicas masivas,[25] política de construcciones deportivas,[26] y la creación de un organismo como la Junta Nacional de Educación Física, sustituto del órgano correspondiente creado durante la Dictadura, y que igualmente tendrá una vida efímera y nada constructiva, como analizaremos más adelante.[27]

Con todo, el esfuerzo más notable de la República, insistimos, es el de aclarar la confusión sobre las titulaciones de educación física existentes, tratando de normalizar lo relativo a la formación del profesorado, y entregando a la sociedad civil esta responsabilidad, mediante la creación de las correspondientes instituciones educativas, tema de gran trascendencia sobre el que será preciso volver en su momento con un monográfico sobre el asunto.[28]

La inquietud intelectual, los estudios y las acciones pedagógicas que con indudable calidad y acierto, habían venido teniendo lugar desde el siglo anterior en España, en muchos casos por iniciativas particulares, o por presión de los intelectuales sobre el gobierno, de forma minoritaria siempre, y con escaso o nulo reconocimiento público, encuentran su oportunidad con la proclamación de la República. Por ello, y porque la educación física continúa, en el centro del debate educativo, es preciso realizar una aproximación más detallada sobre los problemas de su implantación en este periodo.

La educación física, como hemos dicho, se encuentra dentro de la tradición educativa liberal y progresista, de hecho, los ejercicios físicos y las actividades corporales al aire libre, ocupan un lugar importante entre las teorías educativas difundidas por la Institución Libre de Enseñanza. Igualmente, volvemos a encontrarlos tanto en los postulados y en las reivindicaciones más utópicas de los partidos de la izquierda, como entre las de los movimientos sociales que tienen lugar en este período. Para los movimientos progresistas de la educación, las actividades físicas forman parte de su concepto de educación integral, al que hay que sumar las ideas de retorno a las condiciones naturales de vida, el contacto con los agentes naturales, y el concepto de educación vivenciada.[29]

Todos estos planteamientos, que han sido retomados posteriormente por las teorías psicomotricistas en relación con la educación física, aparecen ya meridianamente claros en las teorías de Giner de los Ríos y en la práctica profesional de los maestros formados por la I.L.E. Entre ellos se incluye a un gran número de maestros anarquistas, que tratan de llevar estas teorías a la práctica incluyendo las actividades físicas y recreativas en todo el proceso educativo, y dando por superado el polémico planteamiento de la coeducación que es el que alcanza mayor nivel de conflictividad entre los educadores y las fuerzas sociales durante la República, con enormes y sangrientas consecuencias al final de la Guerra Civil.

Estas actividades tienen lugar en los centros de enseñanza públicos, que es donde se encuentra este tipo de profesorado, se apartan de la ortodoxia de la Escuela Central de Gimnasia, pese a que se siguen celebrándose cursos de perfeccionamiento en ella. Es cierto, que en la práctica docente abundan los ejercicios de simetría propios de la escuela sueca, especialmente los de expansión de la caja torácica por la idea que se tiene de ellos como profilaxis de la tuberculosis, enfermedad especialmente grave en la época. Sin embargo, lo más señalado en cuanto a la actividad física se refiere, es el desarrollo y la recuperación, para la escuela, de los juegos populares y tradicionales, y la práctica de los deportes más extendidos o menos costosos como el fútbol o las actividades atléticas, siempre organizadas con un planteamiento coeducativo.

Independientemente de las actividades físicas escolares, practicadas en mayor o menor grado en el período lectivo, lo más destacado en cuanto a actividad física se refiere, se llevó a cabo en épocas vacacionales en las colonias infantiles, tanto en el mar como en la montaña. En estas colonias, que ya se venían celebrando durante la Dictadura, e incluso anteriormente, fue donde la teoría educativa anarquista puso por obra las prácticas de vida en común, el acercamiento a la naturaleza, y el aprendizaje de tareas u oficios manuales buscando el acercamiento a la esencia de lo popular. Los valores roussonianos del ejercicio físico contenidos en la Carta a D’Alembert y en la Carta al Gobierno de Polonia se materializan en estas actividades de forma clara en todas estas actividades que gravitaban sobre la escuela y en las que el trasfondo político comenzado durante la dictadura, se mantenía como telón de fondo, si bien con actores de extracción diferente.

En cuanto a los socialistas, sus inquietudes por la educación, afloraron de forma explícita en el undécimo congreso de 1918, cuando la consolidación del partido había permitido la gestación y el desarrollo de una entidad cultural conocida como Escuela Nueva, en el nombre de la cual, Lorenzo Luzuriaga presentó una ponencia sobre las perspectivas educativas del país desde los postulados socialistas, y desde la voluntad, la intención, y la propia óptica de Pablo Iglesias.[30]

Además de Lorenzo Luzuriaga[31] y de Rodolfo Llopis[32] , los socialistas aglutinaron en torno a ellos, durante los años que preceden a la proclamación de la República, a lo mejor y a los personajes más inquieto de la educación española, tanto a los procedentes de la ILE, como a los que se movían alrededor de una institución educativa, clave en esta primera mitad de siglo que es la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio, en cuya nómina, aparecen personajes destacados de la educación y de la política educativa del momento, como Adolfo Álvarez Buylla, Luis de Hoyos, José Ortega y Gasset, Domingo Barnes, Rufino Blanco, Luis de Zulueta, y un largo etcétera de profesores y personajes de gran influencia, no solo por sus aportaciones a la teoría contemporánea de la educación española, sino también por su dedicación a la política educativa republicana y por sus responsabilidades de gobierno, o autoría, de las reformas educativas que tiene lugar durante este período.[33]

En cuanto a la educación física en relación con la obra y las acciones de gobierno de este colectivo, las razones de procedencia de la disciplina aducidas, así como su escasa implantación en el ámbito educativo, ocasionan que la educación física pase bastante desapercibida aunque no ignorada. Se reconoce su valor como medio de educación, y se la incluye el Plan de Estudios Primarios de 1937[34] en el que ocupa el bloque VI de contenidos manteniendo sus divisiones tradicionales: a) Prácticas gimnásticas, b) Juegos libres y organizados. Recreos; c) Deportes; d) Gimnasia, divisiones que con ligeras variantes volverán a aparecer en los primeros planes del franquismo, aportando este plan de la República, la novedad de la consideración del tiempo de recreo como tiempo perteneciente a esta disciplina.[35]

En lo que respecta a esta institución emblemática de la renovación pedagógica española del primer tercio del siglo, confirmando lo que venimos sosteniendo, en la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio, en los siete diferentes planes de estudio que se suceden desde 1909 a 1931, y en lo que se refiere a la educación física, ésta solo aparece considerada como asignatura común a las tres secciones de la Escuela en el plan de 1911, en el que figura tanto en el primero como en el segundo curso, desapareciendo, tras este intento, de forma definitiva.[36]

Que la educación física era una materia de educación importante para los teóricos de la educación y para los políticos socialistas en el poder, es algo que está fuera de toda duda, al ser Rousseau, tanto el referente inicial de toda la teoría pedagógica contemporánea como el punto de partida de las teorías y escuelas de educación física. Por esta razón, la educación física es una materia de educación aceptada y reconocida como necesaria y útil, pero que no llega a ser asumida, en la práctica, por los problemas metodológicos que plantea, cuyo tratamiento es prácticamente desconocido en España por los pedagogos y por los teóricos civiles de la educación.

Es por tanto en este deseo de conocer, difundir, y poner en práctica esta materia de educación, donde hemos de valorar el esfuerzo de la República en la creación de la primera escuela civil de educación física al final del primer bienio republicano, y que viene a ser como el colofón de las reformas educativas que se están llevando a cabo. Dándole a estas enseñanzas, además del carácter educativo y civil, un mayor contenido científico e innovador, esto era, sin duda, lo que se pretendía con la creación de la Escuela de Educación Física.

El 12 de Diciembre de 1.933, Gaceta del 14 de Diciembre, La República, crea por Decreto en la Universidad de Madrid y dependiendo de la Facultad de Filosofía y Letras, la Escuela de Educación Física, que tendrá por objeto la preparación de los que hayan de ejercer la enseñanza de la educación física en los centros de cultura de la nación. En el segundo artículo, se dispone que:

En la escuela se darán dos clases de enseñanza: una teórica para mostrar a los alumnos los fundamentos científicos de la educación física, y otra práctica para ejercitarlos y adiestrarlos en los ejercicios, en los juegos, y en los deportes que se consideren necesarios.

La escuela mantendría la separación de sexos en las prácticas y establecería una prueba de suficiencia física para su acceso[37] La justificación social y política de la creación de esta Escuela, responde a valores y a razones que tienen que ver con las ideas que los cambios sociales y las modas han extendido durante lo que va de siglo a propósito de la educación física y de los deportes, tanto entre las clases acomodadas, que lo entienden como privilegio de clase, como entre las masas del proletariado urbano que comienzan a percibirla como un derecho, consecuente, en este caso, con las conquistas sociales que se pretenden.

Para los gobernantes republicanos, el objetivo es conseguir la extensión del beneficio de la educación física a todos los ciudadanos, sin distinción de clases, unificando planteamientos, y acabando con todo tipo de distinciones y privilegios.[38] Hemos de insistir, en que la imagen de la educación física y los deportes como privilegio de clase, estaba firmemente arraigada y extendida entre los sectores progresistas y muy especialmente entre los jóvenes, que ven en el deporte, el símbolo del bienestar del que hacen gala las clases acomodadas. Esta idea de la extensión del beneficio de la práctica deportiva al resto de la sociedad, especialmente a las clases populares y a los jóvenes que pertenecen a ellas, será temprana y definitivamente incorporada al discurso político de la izquierda, por los distintos gobiernos republicanos de este signo, especialmente, durante la Guerra Civil como especialmente lo significaba el ministro de Instrucción Pública[39]

…………Aquella gran parada deportiva que ayer hemos presenciado y esta reproducción de hechos que hoy, al cabo de un año de guerra se producen en nuestra joven generación,……………; aquella juventud, que siempre estaba dispuesta a entregar todo porque no quería estar bajo el dominio de la clase dominante, y que el deporte que permitía a la juventud era solamente un privilegio de las clases ricas, que estaba solamente al alcance de los que tenían dinero y no del pueblo y los trabajadores, que no tenían mas que lo indispensable para vivir y no tenían derecho a conocer la vida. ………., el Gobierno y el pueblo en general, lo mismo que les pedía entusiasmo y abnegación en los combates debía poner a vuestro alcance todos los medios para satisfacer las ansias de saber y conocer que vosotros teníais. ¿Queríais volar? Hemos creado los Aeroclubs, a fin de que vosotros en vuestros deseos de ser una juventud audaz y heróica, no solamente domine la técnica de la aviación, sino que pueda defender el suelo de nuestra patria de los aviones facciosos. ¿Queríais deporte? ¿Queríais forjar en acero vuestros músculos? Pues también, en la medida que esto no es posible, desde le Ministerio de Instrucción Pública vamos a satisfaceros………, ¿Quieres dar brincos y saltos? Pues vamos a crear un gimnasio…….

Por estas razones, y paralelamente a la creación de la Escuela de Educación Física, se crea la Junta Nacional de Educación Física, cuya misión era el estudio y la organización de la disciplina en todos los grados de la enseñanza con carácter consultivo y asesor, no ejecutivo. Esta institución resultaría directamente afectada por los problemas que la propia República tuvo para consolidarse, y por los vaivenes políticos que sucesivamente se produjeron, de tal manera, que la llamada contrarreforma legislativa del segundo bienio,[40] acabó con ella en octubre de 1935 aun cuando acababa de ser creada en Abril del mismo año.[41]

La Junta poseía amplias facultades para su actuación, incluso en relación con las sociedades gimnásticas y los clubs deportivos, con el deseo de controlar y potenciar su funcionamiento, sin embargo, probablemente la habitual identificación de estas actividades por parte de los partidos de la derecha, con el progresismo de izquierdas, debió ser la causa de su desaparición y que por su efímera existencia, su trabajo no se materializase en nada concreto.

En el tipo de funciones a desarrollar por la Junta, tanto en su carácter asesor, como el desbordamiento del ámbito educativo de sus funciones, podemos apreciar como este embrión de institución, se situaba muy cerca de lo que en el futuro van a ser los órganos de gobierno que se ocupen de la educación física y de los deportes. Instituciones cuyo objetivo se centra mucho más en estar presente en las grandes convocatorias de masas, o en la instrumentación de las actividades físico deportivas para una política de estado que en el desarrollo escolar de la disciplina, al que por otra parte se reivindica continuamente, ya que es la identidad educativa la que otorga razón de ser y prestigio social a las actividades físicas y a los deportes.

Otra de las inquietudes republicanas más sobresaliente, son los esfuerzos por llevar a cabo una educación integral al alcance de todos de forma pedagógicamente avanzada, acción en la que los socialistas participaban de buena gana, azuzados muy de cerca por los teóricos anarquistas, los cuales, siempre pretendieron llevar las reformas un punto más allá, y lo consiguieron cuando fue posible, dependiendo de su grado de implantación o de representatividad como en el caso de Cataluña con el Institut Escola de la Generalitat.[42]

Preliminar

En donar unes normes per a lénsenyament secundari a Catalunya el Consell de Cultura assenyalá una finalitat a aquest tipus d´ensenyament: desenrotllament integral de totes les possibilitats latents (espirituals i fsiques) en l´edat crítica. Aixó significava la tria d´un métode i significava, per damunt de tot, una voluntat de tot el professorat de contribuir sense desmai a aquesta finalitat, i amb un sentit d´unitat…………. Joaquim Balcells – Delegat del Consell de Cultura de la Generalitat.

Con la República, los teóricos de la educación y los demandantes de la difusión de la cultura entre las clases más desfavorecidas, encuentran la gran oportunidad de poner por obra lo que hasta entonces solo habían sido aspiraciones más o menos románticas, se llega a hablar incluso de una fiebre cultural, la cual, por razones conocidas, no llegará a todo el territorio nacional por igual, o con la misma efectividad.

Por su difícil ubicación entre lo educativo y la política social, la educación física ha estado siempre en el centro de una polémica, a la que no son ajenas las formas externas del ejercicio físico en cada momento, ni la politización de las ejecuciones públicas de las actividades. Llega a ser habitual, a lo largo de gran parte del Siglo XX, que a una legislación sobre la educación física escolar, corresponda una contra legislación en cuanto la oposición llega al poder. Así, a la inclusión de la educación física como materia escolar obligatoria, en la legislación educativa socialista, respondería la del liberal Villalobos a su llegada al poder con la eliminación de esta materia como disciplina obligatoria en el currículo.

Entre las causas que motivaron, en su momento, la decisión gubernamental de eliminación de la educación física como disciplina escolar obligatoria, no debió ser únicamente el empleo del método rígido de la gimnasia sueca, que se encontraba al uso en la gimnástica española de la época y fácilmente identificable con modos de carácter y estilo militar, o el propio origen e identificación del término educación física con el ejército y los valores que representaba.[43] Hay que suponer aquí, teniendo en cuenta el ambiente social de preguerra y de alineamientos que se vive en la sociedad española del momento, con frecuentes   exhibiciones de fuerza y desfiles de todo tipo; y considerando el mayor peso e influencia de los partidos de la izquierda en el colectivo de maestros, el miedo a que desde las escuelas y a través de la educación física, pudiera favorecerse la organización y el adiestramiento de organizaciones paramilitares de cualquier tipo, lo que debió ser determinante en esta toma de decisión por Decreto.[44]

Artículo 3º. Los juegos y deportes sustituyen a la Educación Física de los antiguos planes de enseñanza. No se les considerará como asignatura y quedan absolutamente prohibidos los libros y programas. Será un ejercicio físico que se regulará según las condiciones personales de los alumnos.

Artículo 4º. Al publicarse los cuestionarios de las asignaturas se ordenarán los ejercicios prácticos, el régimen de bibliotecas y las normas que han de regular los juegos escolares y deportes.

A ello obedece esta nueva y peculiar orientación dada por el ministerio liberal a la educación física escolar, que introduce en el decreto un error conceptual importante al confundir la educación física con algunos de los métodos que le son propios, poco justificable, si no es por las razones aludidas, a estas alturas de la evolución científica de la materia y del conocimiento que de ella se tiene en las instancias educativas. El Decreto, resume los tradicionales miedos a la educación física: vinculación a estilos militares o paramilitares, obligatoriedad y nivel de exigencia, etc., y propone un desarrollo basado más en los valores que representa el concepto de cultura física que en el de educación, al suprimir los exámenes.[45]

Aunque los gobernantes y legisladores de la República tuvieron una idea clara de lo que la educación física suponía en el contexto educativo, y de las aportaciones que podía hacer a la educación integral del ciudadano, por los miedos aludidos, la legislación sobre esta materia ofrece constantes vaivenes en función de las circunstancias políticas, del criterio de los técnicos del Ministerio de Instrucción Pública y de su personal posición sobre el particular. Por ello, nuevamente se vuelve a rehabilitar la asignatura en el citado Plan de Estudios para la Escuela Primaria Española, determinándose posteriormente los objetivos y los contenidos de la educación física en el ámbito escolar.[46] En este caso, la temporalización de la educación física establecida en el plan, asignaba seis horas semanales de educación física en los primeros niveles, y una reducción progresiva de hasta tres al final de la educación primaria, dentro de las veintiocho horas semanales de dedicación escolar que se establecían en el decreto.

No podemos terminar esta referencia al periodo republicano, sin hacer mención expresa a lo que fue, probablemente, la única materialización práctica de la educación física en su vertiente educativa, y por tanto, producto de las iniciativas del legislador. El hecho se produce con el desarrollo del estatuto catalán, el gobierno de la Generalitat, no solo legisla teniendo en cuenta teorías educativas avanzadas, sino que las pone inmediatamente en práctica, el mejor ejemplo tiene lugar en el llamado Institut-Escola que lleva a cabo un planteamiento educativo avanzado, con la actividad física como parte central de los planteamientos curriculares. Metodología absolutamente progresista, que no volverá a contemplarse en España, y solo como posibilidad remota, hasta bien entrados los setenta.[47]

La vida de l´ Institut- Escola explicada pels alumnes

    Grup Canigó

    22 de febrer ………”Anem a fer gimnás; hem fet nou exercisis. Després a jugar. Arribant els grans, volen jugar a pilota. S´jugat i hem quedat 4 a 2 ……. El senyor Llongueres s´espera .Amb ell hem fet rítmica. Set passos endarrera, vuit endavant; una nota dura un minut; l´altra un segon, i s´acaba la divertida classe “………….

    Joan Grases (10 anys).

    4 de març………….” Hem jugat a futbol; els nois contra les noies. Qui ha guanyat? Mai no lo diríeu: les noies per dos a quatre!………………Hem jugat a futbol: macatxis noi,han guanyat els nois per sis a cinc……………”           Teresa Ferriol (10 anys).

    4 de març “………….. Quan ja tots estávem disposats a treballar, el senyor Gabriel ha dit “feu el resum de léxcursió a Masnou”……………Mentre estávem fent aquest treball, el senyor Gabriel ha dit: “A fer gimnás!”. Tots el moviments els hem fet igual que els altres dies. Quan hem acabat el gimnás, el senyor Gabriel ha dit: “A jugar!” i nosaltres hem anat a jugar. Hem jugat nois contra dos o tres nois y unes cuantes noies; ………..”           Jordi Rafel (10 anys)

No ocurre igual en el resto del Estado donde el nivel de escolarización es menor y la dependencia es absoluta del gobierno central, con el poder de las oligarquías locales y con los poderes fácticos a tener en cuenta, en cuanto a la cuestión educativa se refiere, lo cual, hace inviable la puesta en práctica de cualquier proyecto educativo que plantee novedades tan acusadas y específicas, cuando ni siquiera se abordan en serio las exigencias elementales de alfabetización de la población.

Las actividades físicas de promoción popular durante la República, el deporte, las actividades gimnásticas, y las actividades en la naturaleza, llegaron a institucionalizarse a todos los niveles, en muchos casos, formando parte de políticas partidistas relacionada con los valores y las intenciones de alineamiento que hemos citado, las cuales, se sirven de las actividades físicas como elementos aglutinadores y de auto identificación de las bases de los partidos tanto de la izquierda como de la derecha. Los líderes, se convierten en impulsores teóricos de estas actividades apoyándolas con su presencia, especialmente, en las manifestaciones gimnásticas y en los desfiles, convertidos al final del período en auténticas manifestaciones de fuerza.

La promoción interesada, consigue definitivamente la institucionalización del apoyo político a las actividades físicas en España, e independientemente de las connotaciones políticas de cada caso, con algunos resultados ciertamente notables y de relieve.[48] Esta conciencia clara de los gobernantes republicanos, respecto de las actividades físicas y los deportes como convocantes de masa y de proyección política, desembocarán finalmente en la convocatoria de la Olimpiada Popular de Barcelona, que debería haber tenido lugar en Julio de 1936, como réplica de la izquierda internacional a los Juegos Olímpicos de Berlín promovidos por el fascismo alemán y que, como es conocido, hubieron de suspenderse ante el comienzo de la Guerra Civil.

Así pues, podemos concluir que en todo este periodo, de facto, no existe por parte de los gobernantes una conciencia clara de valor objetivo del deporte y del ejercicio físico; es cierto que los valores objetivos aparecen enmarcado en discursos políticos más o menos elocuentes y escasamente fundamentados pero lo hacen de forma difusa e incoherente, sin conceptos claros, confundiendo términos, y sin llegar a llevar lo prometedor del discurso político al texto de los decretos. Esta es una constante que se inicia con el regeneracionismo, de la mano de los liberales sagastinos con la creación de la Escuela de Gimnastica Higiénica que fuera de vida tan efímera como lo fuera la fundamentación de las intenciones políticas. El inicio de la madurez de la idea y el arranque del planteamiento axiológico, referido a la educación física y al deporte, hay que situarlo en la creación de la Escuela Central de Gimnasia Militar y si se nos permite citar una base documental, deberíamos precisar que la primera conceptualización en la que aparecen valores como tales sería la Cartilla Gimnástica Infantil, publicada por el Directorio Militar de Primo de Rivera en cuanto a valores objetivos; no ocurre lo mismo con esa valoración subjetiva y utilitaria del deporte en la que hemos de coincidir que tanto la Dictadura de Primo como la II República, especialmente si analizamos la legislación, no sostuvieron grandes diferencias, estableciéndose un continuismo en el fondo, y también en las formas, que no hace sino constatar, a partir de este momento histórico, el valor del deporte como ente de cultura independiente, capaz de vivir y convivir con cualquier tipo de sistema político, los cuales, a su vez, son capaces de encontrar en el deporte aquellos valores subjetivos que, en cada momento, más convienen a sus intereses.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Textos.

BALCELLS, J.: Delegat del Consell de Cultura de la Generalitat. GENERALITAT DE CATALUNYA: Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat nº 1 Barcelona 1932. Pág. 1.

BIELSA, R. & VIZUETE,M.: La Delegación Nacional de Deportes (1943-1976) Saarbrücken.2003. Ed. Académica Española.

CAMBA, J.: La Guerra y el “sport”. Madrid, ABC, 15-12-1914

CAMBA, J.: “Sport” y militarismo. Madrid, ABC, 07-04-1915

PARDO BAZÁN, E.: El veraneo en la Coruña. Madrid, ABC, 11-08-1905

FERNANDEZ SORIA, J.M.: La Educación en la España Republicana durante la Guerra Civil 1936-1939), Bordón, nº 252, Madrid, 1984. Pág. 247.

HERNANDEZ, J.: Ministro de Instrucción Pública. Discurso en el pleno del Comité Nacional de las Juventudes Socialistas Unificadas. Mundo Obrero, Madrid, 28 de septiembre de 1937.

INSTITUT-ESCOLA: Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat nº 1 mes de març. Palau del Governador – Parc de la Ciutadella , Barcelona 1932. Pág. 7.

JIMENEZ EGUIZABAL, J. A.: Evolución Institucional de la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio. Objetivos y Contenidos a través de los Planes de Estudio en la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio 1.909-1.932 , Departamento de Educación , Universidad de Alcalá de Henares, 1.989. Págs. 45 – 64.

LUZURIAGA, L.: La preparación de los maestros. Madrid. 1918.

LUZURIAGA, L.: La educación nueva.Madrid,1927. Museo Pedagógico Nacional.

LUZURIAGA, L.: Concepto y desarrollo de la nueva educación. Madrid.1932.

LLOPIS, R.: La revolución en la escuela. Dos años en la Dirección General de Primera Enseñanza. Madrid,

MOLERO PINTADO, A. y POZO ANDRES, M.: El profesorado de la escuela, evolución académica y administrativa en La Escuela de Estudios Superiores del Magisterio 1909-1932 , Departamento de Educación , Universidad de Alcalá de Henares, 1989. Págs. 215 -247.

MOLERO PINTADO, A.: La Educación durante la Segunda República y la Guerra Civil – 1931 – 1939, Madrid, Breviarios de Educación, Centro de Publicaciones, Ministerio de Educación y Ciencia. 1991. Pág. 28.

Legislación

Real Decreto de18-06-1924: Declarando obligatorio el uso de la Cartilla Gimnástica Infantil. Gaceta de Madrid (G.M. en adelante) de 19-VI-1924. y Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes nº 54 de 4 – VII – 1924.Colección Legislativa de Instrucción Pública de 1924 Pág. 369.

Real Orden de 18-07-1.924: Sobre la distribución de la Cartilla Gimnástica Infantil escolar. G. M.: 22-VII-1.924. CLIP de 1924. Pág. 483.

Real Decreto de 05-01-1925: Por el que se otorgan títulos de maestros a los suboficiales de Gimnasia. G.M. de 8-I-1925.

Real Orden de 13-02-1925: Sobre un Campo de recreo y ensayos en Educación Física en Dueñas. BOMIP y BA. de 10-III-1925.

Real Decreto de 08-05-1925: Nombrando comisión especial para unificar y reglamentar todo lo relativo a educación física de la infancia y juventud a instrucción militar. G.M. de 9-V-1915; BOMIP y BA:nº 43 de 29-V-1925.

Real Orden de 07-01-1926: Por la que se convoca Curso de Maestros en la Escuela Central de Gimnasia de Toledo. G.M. de 25-I-1926.

Real Decreto de 25-08-1926: Organizando la Segunda Enseñanza. Plan de Estudios (Calleja) de 25 de Agosto de 1926. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Gaceta de Madrid de 28-VIII-1926. CLIP de 1926. Pág. 508.

Orden de 17-03-1927: Curso de Educación Física para Maestros en varias provincias. G.M. de 20-03-1927.

Real Orden de 18-03-1927: Constituyendo la Comisión para organizar la Educación Física. G.M. 19-03-1927.

Real Orden de 21-3-1927: Obliga a los Maestros de Educación Física a realizar prácticas de Educación Física por los procedimientos seguidos en la Escuela Central de Gimnasia de Toledo..Presidencia. BOMIP y BA. nº 32 de 22-IV-1927.

Real Orden de 21-03-1927: Gratificaciones a Profesores de Educación Física de la Primera Enseñanza. G.M. de 4-IV-1927.

Orden de 18-04-1927: Amplía el número de participantes del Curso a celebrar en la Escuela Central de Gimnasia de Toledo. G.M. 5-V-1927.

Real Orden de 13-05-1927: Curso de Educación Física Femenina en Zamora. G.M. 18-V-1927.

Real Orden de 23-07-1927: Declarando aptos como Instructores de Educación Física a todos los Maestros que han realizado el curso de perfeccionamiento en la Escuela Aneja de la Normal Central de Maestros ..G.M. de 31-VII-1927; BOMIP y BA nº 64 de 12-VIII-1927.

Real Decreto Ley de 03-11-1928: Creación del Comité Nacional de Cultura Física. CLIP de 1928. Págs. 502-509.

Real Orden de 03-12-1928: Gratificaciones a Profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 19-XII-1928. BOMIP y BA DE 1929. 1º Semestre. Pág 29.

Real Orden de 20-12-1928: Acreditando la cantidad de 1.500 pts./año a profesores de Educación Física en los Institutos de segunda enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 19-XII-1928. BOMIP y BA de 1929. 1º Semestre. Pág 154.

Real Orden de 03-06-1929: Subvencionando escuelas salesianas con gimnasia en su plan de estudios. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y B.A. 1ºsemestre de 1929. Pág. 666.

Real Orden de 03-06-1929: Por la que se subvenciona el Colegio de Religiosas Terciarias Franciscanas de la Divina Pastora de Puenteareas (Pontevedra) al tiempo que se aprueba su plan de estudios en el que figura la Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y B.A. 1ºsemestre de 1929. Pág. 842.

Real Orden de 12-07-1929: Cesión por los Alcaldes de Campos para la Educación Física. G.M. de 13-VII-1920.

Real Orden de 11-12-1929: Subvención ensayo de Educación Física en Barcelona. G.M. de 23-XII-1929.

Real Orden de18-12-1929: Ordenando que se abone gratificación a los maestros que imparten Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de2-I-1930. BOMIP y BA: nº 6 de 24_I_1930. Pág. 107.

Real Orden de 11-12-1929: Subvención cuadro gimnasia de 10.000 niños. BOMIP y BA nº 2 de 4-I-1930. Pág. 21.

Real Orden de 07-04-1930: Reconocimiento de títulos de Profesor de Educación Física a Maestros de Primera Enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 07-V-1930. BOMIP y BA nº 41 de 20-V-1930. Pág. 735.

Decreto de 25-04-1931: Disuelve el Comité Nacional de Cultura Física. G.M. de 26-IV-1.931.

Decreto de 13-05-1931: Deroga los planes de estudio de la Dictadura. G.M. de 14-V-1.931.

Decreto de 21-05-1931: Exigiendo titulación a los profesores. G.M. de 22-V-1931.

Orden de 11-12-1931: Sobre cursos de perfeccionamiento. Se solicita y concede subvención para un gran cuadro de gimnasia que realizarán 10.000 niños. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 2 de 4-I-1930. Pág.21.

Orden de 31-03-1932: Instituyendo expediente para el abono de gratificación a profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 51 de 4-V-1932. Pág.814.

Orden de 15-09-1932: Suprimiendo las clases de Esgrima en dos Institutos de Madrid. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 17-X-1932. BOMIP y BA.: nº 108 de 7-X-1932. Págs.567-568.

Orden de 19-12-1932: Normas para obtener el título de Profesor de Educación Física. G.M. de 30-XII-32.

Orden de 07-11-1933: Derogando el título de Profesor Especial a los profesores de Gimnasia. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 9-XI-1.933. BOMIP y BA.: nº 138 de 21-XI-1933. Pág. 980.

Decreto de 12-12-1933: Creación de la Escuela Nacional de Educación Física de San Carlos, de pendiente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Madtrid y de la Sección de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 14-XII-1933. BOMIP y BA.: nº 150 de 19-XII-1933. Págs.1173-1174.

Decreto de 16-01-1934: Concediendo al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes unos terrenos para campos de deportes de los Institutos de segunda enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 11 de 22-I-1934. Pág.162.

Orden de 20-03-1934: Por la que se dispone que los haberes de los Profesores de Educación Física se abonen con los créditos destinados a la sustituida Enseñanza Religiosa. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 1-IV-1.934. BOMIP y BA.: nº 49 de 24-IV-1934. Pág.732.

Orden de 31-03-1934: En cumplimiento de lo dispuesto en el artº 5 del Decreto ministerial de 12 de diciembre de 1933 (Gaceta del 14), referente al nombramiento de vocales de la comisión que habrá de proponer el plan de estudios, organización y funcionamiento de la Escuela de Educación Física creada por el mencionado Decreto. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 49 de 24-IV-1934. Pág.726.

Decreto de 23-04-1934: Crea la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1934.

Decreto de 15-07-1934: Dictando preceptos para la construcción de edificios escolares. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 82 de 10-VII-1934. Págs. 66 a 68.

Decreto de 29-08-1934: Sobre el nuevo Plan de Bachillerato. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas  Artes. G.M. de 30-VIII-1934. BOMIP y BA.: nº 107 de 6-IX-1934.

Decreto de 23-03-1935: Se suprime la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de 23-04-1935: Creando la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de 18-10-1935:Suprimiendo la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 20-X-1935. BOMIP y BA.: nº 131 de 26-X-1935. Pág.2.501.

Decreto de 01-05-1935: Ampliando el número de miembros de la Junta Nacional de Educación Física. G.M. de 3-V-1935.

Decreto de 18-10-1935: Suprimiendo la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 20-X-1935. BOMIP y BA.: nº 131 de 26-X-1935. Pág.2.501.

Orden de 28-10-1935: Estableciendo una reválida para Profesores de Educación Física. G.M.: de 29-X-1935.

Orden de 19-11-1935: Dejando en suspenso el nombramiento de profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº149 de 7-XII-1935. Pág. 2915.

Orden de 26-02-1936: Se cancela la expedición de títulos de Profesores de Educación Física con devolución a los afectados de la documentación y de las tasas abonadas. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 28-II-1936.

Decreto de 28-10-1937: Plan de estudios para la Escuela Primaria. Gaceta de la República. del 31-X-1937.

Circular de 11-11-1937: Sobre orientaciones pedagógicas para la aplicación del Plan de Estudios de las Escuelas Primarias. Gaceta de la República de 19-XI-1937.LUZURIAGA, L.: Documentos para la Historia escolar de España. Madrid. 1917.

[1] PARDO BAZÁN, E.: El veraneo en la Coruña. Madrid, ABC, 11-08-1905

[2] CAMBA, J.: La Guerra y el “sport”. Madrid, ABC, 15-12-1914

[3] CAMBA, J.: “Sport” y militarismo. Madrid, ABC, 07-04-1915

[4] N.A. Es de destacar que la aparición del carro de combate en el teatro de la guerra, supuso un cambio en la valoración de las armas, de tal manera que tras mostrarse inútil la caballería como arma frente al blindado, el cambio necesario supuso la revalorización del soldado de infantería y la necesidad de una buena condición física de estos soldados, para poder combatir desde la nueva concepción de la guerra que suponían las nuevas armas; de hecho, gran parte de las Escuelas de Gimnasia, nacen como escuelas militares y alrededor de esta época, por lo que podría afirmarse, que la moderna concepción de las actividades físicas es, en gran medida, producto de la guerra y consecuente con los valores de los ejércitos.

[5] BIELSA, R.: La Delegación Nacional de Deportes (1943-1976) Tesis Doctoral. Universidad de Extremadura. (Inédita)

[6] Real Decreto de18-06-1924: Declarando obligatorio el uso de la Cartilla Gimnástica Infantil. Gaceta de Madrid (G.M. en adelante) de 19-VI-1924. y Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes: (en adelante BOMIP y BA), nº 54 de 4 – VII – 1924.Colección Legislativa de Instrucción Pública de 1924(en adelante CLIP). Pág. 369.

[7] Real Orden de 18-07-1.924: Sobre la distribución de la Cartilla Gimnástica Infantil escolar. G. M.: 22-VII-1.924. CLIP de 1924. Pág. 483.

[8] Real Orden de 21-3-1927: Obliga a los Maestros de Educación Física a realizar prácticas de Educación Física por los procedimientos seguidos en la Escuela Central de Gimnasia de Toledo..Presidencia. BOMIP y BA. nº 32 de 22-IV-1927.

[9] Real Decreto de 25-08-1926: Organizando la Segunda Enseñanza. Plan de Estudios (Calleja) de 25 de Agosto de 1926. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Gaceta de Madrid de 28-VIII-1926. CLIP de 1926. Pág. 508.

[10] Real Decreto de 08-05-1925: Nombrando comisión especial para unificar y reglamentar todo lo relativo a educación física de la infancia y juventud a instrucción militar. G.M. de 9-V-1915; BOMIP y BA:nº 43 de 29-V-1925.

Real Orden de 18-03-1927: Constituyendo la Comisión para organizar la Educación Física. G.M. 19-03-1927.

Real Decreto Ley de 03-11-1928: Creación del Comité Nacional de Cultura Física. CLIP de 1928. Págs. 502-509.

[11] Real Decreto de 05-01-1925: Por el que se otorgan títulos de maestros a los suboficiales de Gimnasia. G.M. de 8-I-1925.

Real Orden de 07-01-1926: Por la que se convoca Curso de Maestros en la Escuela Central de Gimnasia de Toledo. G.M. de 25-I-1926.

[12] Orden de 17-03-1927: Curso de Educación Física para Maestros en varias provincias. G.M. de 20-03-1927.

[13] Real Orden de 23-07-1927: Declarando aptos como Instructores de Educación Física a todos los Maestros que han realizado el curso de perfeccionamiento en la Escuela Aneja de la Normal Central de Maestros ..G.M. de 31-VII-1927; BOMIP y BA nº 64 de 12-VIII-1927.

[14] Orden de 18-04-1927: Amplía el número de participantes del Curso a celebrar en la Escuela Central de Gimnasia de Toledo. G.M. 5-V-1927.

[15] Real Orden de 13-05-1927: Curso de Educación Física Femenina en Zamora. G.M. 18-V-1927.

[16] Real Orden de 21-03-1927: Gratificaciones a Profesores de Educación Física de la Primera Enseñanza. G.M. de 4-IV-1927.

Real Orden de 03-12-1928: Gratificaciones a Profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 19-XII-1928. BOMIP y BA DE 1929. 1º Semestre. Pág 29.

Real Orden de 20-12-1928: Acreditando la cantidad de 1.500 pts./año a profesores de Educación Física en los Institutos de segunda enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 19-XII-1928. BOMIP y BA de 1929. 1º Semestre. Pág 154.

Real Orden de18-12-1929: Ordenando que se abone gratificación a los maestros que imparten Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de2-I-1930. BOMIP y BA: nº 6 de 24_I_1930. Pág. 107.

[17] Real Orden de 07-04-1930: Reconocimiento de títulos de Profesor de Educación Física a Maestros de Primera Enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 07-V-1930. BOMIP y BA nº 41 de 20-V-1930. Pág. 735.

[18] Real Orden de 03-06-1929: Subvencionando escuelas salesianas con gimnasia en su plan de estudios. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y B.A. 1ºsemestre de 1929. Pág. 666.

Real Orden de 03-06-1929: Por la que se subvenciona el Colegio de Religiosas Terciarias Franciscanas de la Divina Pastora de Puenteareas (Pontevedra) al tiempo que se aprueba su plan de estudios en el que figura la Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y B.A. 1ºsemestre de 1929. Pág. 842.

[19] Real Orden de 12-07-1929: Cesión por los Alcaldes de Campos para la Educación Física. G.M. de 13-VII-1920.

Real Orden de 13-02-1925: Sobre un Campo de recreo y ensayos en Educación Física en Dueñas. BOMIP y BA. de 10-III-1925.

[21] Real Orden de 11-12-1929: Subvención ensayo de Educación Física en Barcelona. G.M. de 23-XII-1929.

Real Orden de 11-12-1929: Subvención cuadro gimnasia de 10.000 niños. BOMIP y BA nº 2 de 4-I-1930. Pág. 21.

[22] Decreto de 25-04-1.931: Disuelve el Comité Nacional de Cultura Física. G.M. de 26-IV-1.931.

Decreto de 13-05-1.931: Deroga los planes de estudio de la Dictadura. G.M. de 14-V-1.931.

[23] Decreto de 21-05-1931: Exigiendo titulación a los profesores. G.M. de 22-V-1931.

Orden de 19-12-1932: Normas para obtener el título de Profesor de Educación Física. G.M. de 30-XII-32.

Orden de 07-11-1933: Derogando el título de Profesor Especial a los profesores de Gimnasia. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 9-XI-1.933. BOMIP y BA.: nº 138 de 21-XI-1933. Pág. 980.

Orden de 28-10-1935: Estableciendo una reválida para Profesores de Educación Física. G.M.: de 29-X-1935.

Orden de 19-11-1935: Dejando en suspenso el nombramiento de profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº149 de 7-XII-1935. Pág. 2915.

Orden de 26-02-1936: Se cancela la expedición de títulos de Profesores de Educación Física con devolución a los afectados de la documentación y de las tasas abonadas. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 28-II-1936.

[24] Orden de 31-03-1932: Instituyendo expediente para el abono de gratificación a profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 51 de 4-V-1932. Pág.814.

Orden de 20-03-1934: Por la que se dispone que los haberes de los Profesores de Educación Física se abonen con los créditos destinados a la sustituida Enseñanza Religiosa.Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 1-IV-1.934. BOMIP y BA.: nº 49 de 24-IV-1934. Pág.732.

[25] Orden de 11-12-1931: Sobre cursos de perfeccionamiento. Se solicita y concede subvención para un gran cuadro de gimnasia que realizarán 10.000 niños. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 2 de 4-I-1930. Pág.21.

[26] Decreto de 16-01-1934: Concediendo al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes unos terrenos para campos de deportes de los Institutos de segunda enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 11 de 22-I-1934. Pág.162.

Decreto de 15-07-1934: Dictando preceptos para la construcción de edificios escolares. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 82 de 10-VII-1934. Págs. 66 a 68.

[27] Decreto de 23-04-1934:Crea la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1934.

Decreto de 23-03-1935: Se suprime la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de 23-04-1935: Creando la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de 01-05-1935: Ampliando el número de miembros de la Junta Nacional de Educación Física. G.M. de 3-V-1935.

Decreto de 18-10-1935: Suprimiendo la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 20-X-1935. BOMIP y BA.: nº 131 de 26-X-1935. Pág.2.501.

[28] Decreto de 12-12-1933: Creación de la Escuela Nacional de Educación Física de San Carlos, de pendiente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Madtrid y de la Sección de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 14-XII-1933. BOMIP y BA.: nº 150 de 19-XII-1933. Págs.1173-1174.

Orden de 31-03-1934: En cumplimiento de lo dispuesto en el artº 5 del Decreto ministerial de 12 de diciembre de 1933 (Gaceta del 14), referente al nombramiento de vocales de la comisión que habrá de proponer el plan de estudios, organización y funcionamiento de la Escuela de Educación Física creada por el mencionado Decreto. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 49 de 24-IV-1934. Pág.726.

[29] La educación vivenciada sitúa la experiencia vivida como primer escalón del proceso de aprendizaje, de tal manera que el alumno vaya de lo vivido a lo abstracto, tras lo que sitúa el axioma de Piaget Todo lo que enseñemos a un niño, no habrá sido aprendido por él, con lo cual se plantea un proceso en el que el maestro ubica al alumno en unas condiciones de desenvolvimiento que le permitan adquirir conocimientos mediante la experiencia vivida, priorizando el aprendizaje sobre la enseñanza.

[30] MOLERO PINTADO, A.: La Educación durante la Segunda República y la Guerra Civil – 1931 – 1939, Madrid, Breviarios de Educación, Centro de Publicaciones, Ministerio de Educación y Ciencia. 1991. Pág. 28.

[31] LUZURIAGA, L.: Concepto y desarrollo de la nueva educación. Madrid.1932.

LUZURIAGA, L.: La educación nueva.Madrid,1927. Museo Pedagógico Nacional.

LUZURIAGA, L.: La preparación de los maestros. Madrid. 1918.

LUZURIAGA, L.: Documentos para la Historia escolar de España. Madrid. 1917.

[32] LLOPIS, R.: La revolución en la escuela. Dos años en la Dirección General de Primera Enseñanza. Madrid,

  1. Aguilar, 1933.

[33] MOLERO PINTADO, A. y POZO ANDRES, M.: El profesorado de la escuela, evolución académica y administrativa en La Escuela de Estudios Superiores del Magisterio 1909-1932 , Departamento de Educación , Universidad de Alcalá de Henares, 1989. Págs. 215 -247.

[34] Decreto de 28-10-1.937: Plan de estudios para la Escuela Primaria. Gaceta de la República. del 31-X-1.937.

Circular de 11-11-1.937: Sobre orientaciones pedagógicas para la aplicación del Plan de Estudios de las Escuelas Primarias. Gaceta de la República de 19-XI-1.937.

[35] FERNANDEZ SORIA, J.M.: La Educación en la España Republicana durante la Guerra Civil 1936-1939), Bordón, nº 252, Madrid, 1984. Pág. 247.

[36] JIMENEZ EGUIZABAL, J. A.: Evolución Institucional de la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio. Objetivos y Contenidos a través de los Planes de Estudio en la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio 1.909-1.932 , Departamento de Educación , Universidad de Alcalá de Henares, 1.989. Págs. 45 – 64.

[37] Decreto de 12-12-1933: Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 14-XII-1.933. BOMIP y BA.: nº 150 de 19-XII-1933. Págs.1.173-1.174.

[38] Orden de 15-09-1932: Suprimiendo las clases de Esgrima en dos Institutos de Madrid. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 17-X-1932. BOMIP y BA.: nº 108 de 7-X-1932. Págs.567-568.

[39] HERNANDEZ, J.: Ministro de Instrucción Pública. Discurso en el pleno del Comité Nacional de las Juventudes Socialistas Unificadas. Mundo Obrero, Madrid, 28 de septiembre de 1937.

[40] MOLERO PINTADO, A.: La educación durante la Segunda República y la Guerra Civil Ob. Cit.Pág.78.

[41] Decreto de 23-04-1935: Creando la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.Decreto de 18-10-1935:Suprimiendo la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 20-X-1935. BOMIP y BA.: nº 131 de 26-X-1935. Pág.2.501.

[42] BALCELLS, J.: Delegat del Consell de Cultura de la Generalitat. GENERALITAT DE CATALUNYA: Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat nº 1 Barcelona 1932. Pág. 1.

[43] Decreto de 29-08-1934: Sobre el nuevo Plan de Bachillerato. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas

Artes. G.M. de 30-VIII-1934. BOMIP y BA.: nº 107 de 6-IX-1934.

Decreto de 29 de Agosto de 1.934: Sobre el Nuevo Plan de Bachillerato Gaceta de la República, Madrid, 30 de Agosto de 1934.

[45] N.A. La supresión de la obligatoriedad cortaba de raíz cualquier intento de instrumentar los ejercicios

físicos y las actividades gimnásticas con fines de encuadramiento, y eliminaba la escuela como base

potencial del reclutamiento de las juventudes de los partidos.

[46] “Vengo en decretar lo siguiente:

….VI. Educación física: a) Prácticas higiénicas. b) Juegos libres y organizados. Recreos. c) Deportes. d) Gimnasia.”

Decreto de 28-10-1.937: Plan de estudios para la Escuela Primaria. Gaceta de la República de 31-X-1.937.

“…….Por último se sustituyen los “Ejercicios físicos” que figuraban en el plan antiguo por todo un sistema de prácticas y actividades que se agrupan bajo la expresiva denominación de “Educación física”; y que comprende desde el cuidado higiénico del cuerpo hasta su fortalecimiento, mediante juegos libres y organizados, deportes y ejercicios gimnásticos. Nuestra escuela popular debe dar una gran importancia a este aspecto fundamental de la educación por su influencia decisiva sobre el crecimiento, el vigor físico y la normalidad orgánica de nuestra infancia y, además, por la acción que estas prácticas, cuando son metodizadas y continuas, ejercen en la energía del carácter, en la disciplina de la voluntad y en la formación de una personalidad vigorosa y dinámica. habilitar campos de juego y deporte para el servicio de cada escuela, o de cada grupo de escuelas, organizar de manera eficaz la educación física dirigida por maestros capacitados, trazar un programa inmediato de ejercicios, juegos y deportes, deberán ser las tareas de los inspectores y maestros, mientras el Ministerio por medio del Consejo Nacional de Educación física y deportes, publica el manual para la educación física de la infancia.

    …………………..No deben considerarse como descanso los ejercicios de gimnasia y los juegos dirigidos. Estos tendrán un tiempo marcado en los horarios de cada escuela.

    …………………..5a. La tarde en que se suspenda el trabajo escolar, deberá destinarse a ejercicios de educación física y deportes, que serán dirigidos por uno o varios maestros de la escuela o de la localidad que posean la preparación técnica necesaria.

    Lo digo a Vds. para su conocimiento y cumplimiento.

Barcelona 11 de Noviembre de 1937.

    Orientaciones pedagógicas para la aplicación del plan de estudios de las Escuelas Primarias. Circular de 11 de Noviembre de 1937, Gaceta de la República, Barcelona 19-XI-1937.

[47] INSTITUT-ESCOLA: Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat nº 1 mes de març. Palau del Governador – Parc de la Ciutadella , Barcelona 1932. Pág. 7.

[48] 1932 – Ignacio Ara se proclama campeón de Europa de Boxeo en pesos medios

1935 – El 29 de Abril comienza la Primera Vuelta Ciclista a España.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s