LA EDUCACIÓN FÍSICA DURANTE LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA. UNA VISIÓN AVANZADA DE LA EDUCACIÓN CONTEMPORÁNEA. EL INSTITUT ESCOLA DE La generalitat.

Maestro de Enseñanza Primaria – Licenciado en Educación Física – Licenciado en Geografía e Historia – Doctor en Historia Contemporánea. Catedrático de Universidad. Líneas de Investigación: Didáctica de la Educación Física. Producción Materiales Didácticos. Historia, Política y Filosofía del Deporte. Formación del Profesorado. Fundador de La European Union Physical Education Associations (EUPEA) Comité de Expertos del Consejo de Europa. Coordinador del Foro Hispanomexicano de la Educación Física y el Deporte.

LA EDUCACIÓN FÍSICA DURANTE LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA. UNA VISIÓN AVANZADA DE LA EDUCACIÓN CONTEMPORÁNEA.

EL INSTITUT ESCOLA DE LA GENERALITAT

Introducción

En el advenimiento de la II República Española, tuvieron un peso considerable los intelectuales de izquierdas y los libre pensadores, a los que siglos de obscurantismo religioso y de feroz opresión absolutista, habían venido condenando al silencio y a un trabajo intelectual de catacumba que, no obstante, va a verse recompensado por la madurez de las doctrinas así cultivadas, y por un pensamiento liberal de la educación que eclosiona con la proclamación de la II República.

La educación física, había sufrido una particular y dura travesía del desierto debida a la casi inexistencia de la educación pública, y al haber encontrado una frontal oposición de los colegios privados, en manos de la iglesia, que comenzó oponiéndose al cuidado del cuerpo y a la educación física por considerarla demasiado liberal y nada clara en sus objetivos, al actuar sobre la idea de un cuerpo sacralizado durante  siglos.

La Primera Guerra Mundial y los cambios en las formas de combate, produce una revalorización del soldado de infantería y la necesidad de soldados bien entrenados, bien alimentados y físicamente capaces de desenvolverse en el terreno con autonomía y eficacia. Este hecho es tan relevante que la creación de casi todas las escuelas de educación física en Europa se sitúan alrededor del final de la Primera Guerra Mundial. Así lo entendió el gobierno español que crea la escuela Militar de Gimnasia en 1919 y, mucho más claramente aún, la Dictadura de Primo de Rivera que, desde esta escuela, diseñó todo un plan de puesta en valor de la educación física.[1]

La Segunda República y la Educación Física

La realidad al proclamarse la República, debía de ser muy distinta a lo que se recoge en los decretos y en las órdenes, el empleo de las actividades de educación física como acciones de apoyo al régimen, que  habían comenzado a realizarse, así como la composición de los órganos directivos y consultivos sobre la cultura física, debió despertar los recelos de los gobernantes republicanos, que toman medidas sobre el particular casi desde el primer momento de su llegada al poder.[2]

No menos importantes, debieron ser los recelos despertados entre los nuevos gobernantes por el colectivo de profesores de educación física. Las medidas que durante la II República se llevan a cabo, hablan de acciones a favor y en contra, dependiendo de los partidos en el poder, lo que hace que podamos decir, sin temor a equivocarnos, que es en este momento en el que comienza la lucha por la adquisición de un status profesional y por el reconocimiento de derechos.[3]

Los esfuerzos de la República, en relación con la educación física, están orientados hacia la clarificación de los títulos y de las situaciones creadas durante la Dictadura de Primo de Rivera, de la que, por otra parte, es en gran medida continuadora en cuanto a las políticas que se llevan a cabo: prestigiar la educación física como disciplina educativa,[4] cursos y exhibiciones públicas masivas,[5] política de construcciones deportivas,[6] y la creación de un organismo como la Junta Nacional de Educación Física, sustituto del órgano correspondiente creado durante la Dictadura y que, igualmente, tendrá una vida efímera y nada constructiva.[7]

La inquietud intelectual, los estudios y las acciones pedagógicas que con indudable calidad y acierto, habían venido teniendo lugar desde el siglo anterior en España, encuentran su oportunidad con la proclamación de la República.

Con todo, el esfuerzo más notable de la República, insistimos, es el de aclarar la confusión sobre las titulaciones de educación física existentes, tratando de normalizar lo relativo a la formación del profesorado, y entregando a la sociedad civil esta responsabilidad, mediante la creación de las correspondientes instituciones educativas, tema de gran trascendencia en la situación política del momento.[8]

La inquietud intelectual, los estudios y las acciones pedagógicas que con indudable calidad y acierto, habían venido teniendo lugar desde el siglo anterior en España, en muchos casos por iniciativas particulares, o por presión de los intelectuales sobre el gobierno, de forma minoritaria siempre, y con escaso o nulo reconocimiento público, encuentran su oportunidad con la proclamación de la República. Por ello, y porque la educación física continúa, en el centro del debate educativo, es preciso realizar una aproximación más detallada sobre los problemas de su implantación en este periodo.   

La educación física, se encuentra dentro de la tradición educativa liberal y progresista, de hecho, los ejercicios físicos y las actividades corporales al aire libre, ocupan un lugar importante entre las teorías educativas difundidas por la Institución Libre de Enseñanza. Igualmente, volvemos a encontrarlos tanto en los postulados y en las reivindicaciones más utópicas de los partidos de la izquierda, como entre las de los movimientos sociales que tienen lugar en este período, formando parte de su concepto de educación integral, al que hay que sumar las ideas de retorno a las condiciones naturales de vida, el contacto con los agentes naturales, y el concepto de educación vivenciada. Estas actividades tienen lugar en los centros de enseñanza públicos, donde se encuentra este tipo de profesorado, que se apartan de la ortodoxia de la Escuela Central de Gimnasia, pese a que sigan celebrándose cursos de perfeccionamiento en ella.

Independientemente de las actividades físicas escolares, practicadas en mayor o menor grado en el período lectivo, lo más destacado en cuanto a actividad física se refiere, se llevó a cabo en épocas vacacionales en las colonias infantiles, tanto en el mar como en la montaña. En estas colonias, que ya se venían celebrando durante la Dictadura, e incluso anteriormente, fue donde la teoría educativa anarquista puso por obra las prácticas de vida en común, el acercamiento a la naturaleza, y el aprendizaje de tareas u oficios manuales buscando el acercamiento a la esencia de lo popular.

En cuanto a los socialistas, sus inquietudes por la educación, afloraron de forma explícita en el undécimo congreso de 1918, cuando la consolidación del partido había permitido la gestación y el desarrollo de una entidad cultural conocida como Escuela Nueva, en el nombre de la cual, Lorenzo Luzuriaga presentó una ponencia sobre las perspectivas educativas del país desde los postulados socialistas, y desde la voluntad, la intención, y la propia óptica de Pablo Iglesias (Molero, 1991).

Además de Luzuriaga (1917, 1918, 1927, 1932) y Llopis (1933), los socialistas aglutinaron en torno a ellos, durante los años que preceden a la proclamación de la II República, a lo mejor y a los personajes más inquietos de la educación española.

En cuanto a la educación física en relación con la obra y las acciones de gobierno, las razones de procedencia de la disciplina, así como su escasa implantación en el ámbito educativo, hacen que pase bastante desapercibida aunque no ignorada. Se reconoce su valor como medio de educación, y se la incluye el Plan de Estudios Primarios de 1937[9] en el que ocupa el bloque VI de contenidos manteniendo sus divisiones tradicionales: a) Prácticas gimnásticas, b) Juegos libres y organizados. Recreos; c) Deportes; d) Gimnasia, divisiones que con ligeras variantes volverán a aparecer en los primeros planes del franquismo, aportando este plan de la República la novedad de la consideración del tiempo de recreo como tiempo perteneciente a esta disciplina (Fernández, 1984).

Para los gobernantes republicanos, el objetivo es conseguir la extensión del beneficio de la educación física a todos los ciudadanos, sin distinción de clases, unificando planteamientos, y acabando con todo tipo de distinciones y privilegios.[10] Hemos de insistir, en que la imagen de la educación física y los deportes como privilegio de clase, estaba firmemente arraigada y extendida entre los sectores progresistas y muy especialmente entre los jóvenes, que ven en el deporte, el símbolo del bienestar del que hacen gala las clases acomodadas. Esta idea de la extensión del beneficio de la práctica deportiva al resto de la sociedad, será temprana y definitivamente incorporada al discurso político de la izquierda, especialmente, durante la Guerra Civil.  

Aquella gran parada deportiva que ayer hemos presenciado y esta reproducción de hechos que hoy, al cabo de un año de guerra  se producen en nuestra joven generación,……………; aquella juventud, que siempre estaba dispuesta a entregar todo porque no quería estar bajo el dominio de la clase dominante, y que el deporte que permitía a la juventud era solamente un privilegio de las clases ricas, que estaba solamente al alcance de los que tenían dinero y no del pueblo y los trabajadores, que no tenían más que lo indispensable para vivir y no tenían derecho a conocer la vida. ………., el Gobierno y el pueblo en general, lo mismo que les pedía entusiasmo y abnegación en los combates debía poner a vuestro alcance todos los medios para satisfacer las ansias de saber y conocer que vosotros teníais. ¿Queríais volar? Hemos creado los Aeroclubs, a fin de que vosotros en vuestros deseos de ser una juventud audaz y heroica, no solamente domine la técnica de la aviación, sino que pueda defender el suelo de nuestra patria de los aviones facciosos. ¿Queríais deporte? ¿Queríais forjar en acero vuestros músculos? Pues también, en la medida que esto no es posible, desde le Ministerio de Instrucción Pública vamos a satisfaceros………, ¿Quieres dar brincos y saltos? Pues vamos a crear un gimnasio……. (Hernández, 1937)

L´Institut-Escola de la Generalitat

Otra de las inquietudes republicanas más sobresaliente, son los esfuerzos por llevar a cabo una educación integral al alcance de todos de forma pedagógicamente avanzada, acción en la que los socialistas participaban de buena gana, azuzados muy de cerca por los teóricos anarquistas, que siempre pretendieron llevar las reformas un punto más allá, y lo consiguieron cuando fue posible, como en el caso de Cataluña en palabrasdel Delegado del Consell de Cultura de la Generalitat Joaquim Balcells en el preliminar de la Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat:

En donar unes normes per a lénsenyament secundari a Catalunya el Consell de Cultura assenyalá una finalitat a aquest tipus d´ensenyament: desenrotllament integral de totes les possibilitats latents (espirituals i fisiques) en l´edat crítica. Aixó significava la tria d´un métode i significava, per damunt de tot, una voluntat de tot el professorat de contribuir sense desmai a aquesta finalitat, i amb un sentit d´unitat……….. (Balcells, 1931; pp. 1)

Además de la creación de la Escuela de Educación Física para la formación del profesorado específico de la disciplina, existe otra iniciativa legal referida a la educación física en la formación de maestros de primera enseñanza.[11] En esta, conocida como reforma de la Escuela Normal, los ejercicios físicos, figuran como materia obligatoria de tercer curso, e igualmente los volveremos a encontrar en el Proyecto de Bases de la Enseñanza Primaria y Segunda Enseñanza, aprobado en Consejo de Ministros y leído en la Cámara por Fernando de los Ríos, Ministro de Instrucción Pública, el 9-XII-1932. Esta ley de bases posee una singularidad interesante, mucho más lógica y educativa de lo que va a ser habitual posteriormente, al contemplar las actividades higiénicas y educativas (canto, gimnasia, trabajo manual, artes del hogar, etc.) en la escuela primaria y no en la enseñanza secundaria como es lo usual por la influencia y las exigencias del mundo del deporte.

Considerando el mayor peso e influencia de los partidos de la izquierda en el colectivo de maestros, el miedo a que desde las escuelas y a través de la educación física, pudiera favorecerse la organización y el adiestramiento de organizaciones paramilitares de cualquier tipo, debió ser determinante en esta toma de decisión.[12]

Artículo 3º. Los juegos y deportes sustituyen a la Educación Física de los antiguos planes de enseñanza.

No se les considerará como asignatura y quedan absolutamente prohibidos los libros y programas. Será un ejercicio físico que se regulará según las condiciones personales de los alumnos.

Artículo 4º. Al publicarse los cuestionarios de las asignaturas se ordenarán los ejercicios prácticos, el régimen de bibliotecas y las normas que han de regular los juegos escolares y deportes.

El Decreto, resume los tradicionales miedos a la educación física: vinculación a estilos militares o paramilitares, obligatoriedad y nivel de exigencia, etc., y propone un desarrollo basado más en el concepto de cultura física que en el de educación, al suprimir los exámenes.

Aunque los gobernantes y legisladores de la República tuvieron una idea clara de lo que la educación física suponía en el contexto educativo, y de las aportaciones que podía hacer a la educación integral del ciudadano, por los miedos aludidos, la legislación sobre esta materia ofrece constantes vaivenes en función de las circunstancias políticas. Por ello, nuevamente se vuelve a rehabilitar la asignatura en el Plan de Estudios para la Escuela Primaria Española, determinándose posteriormente los objetivos y los contenidos de la educación física en el ámbito escolar.[13]

Vengo en decretar lo siguiente:

  ….VI. Educación física: a) Prácticas higiénicas. b) Juegos libres y organizados. Recreos. c) Deportes. d) Gimnasia.”

 Decreto de 28-10-1.937: Plan de estudios para la Escuela Primaria. Gaceta de la República de 31-X-1.937.

  “…….Por último se sustituyen los “Ejercicios físicos” que figuraban en el plan  antiguo por todo un sistema de prácticas y actividades que se agrupan bajo la expresiva denominación de “Educación física”; y que comprende desde el cuidado higiénico del cuerpo hasta su fortalecimiento, mediante juegos libres y organizados, deportes y ejercicios gimnásticos. Nuestra escuela popular debe dar una gran importancia a este aspecto fundamental de la educación por su influencia decisiva sobre el crecimiento, el vigor físico y la normalidad orgánica de nuestra infancia y, además, por la acción que estas prácticas, cuando son metodizadas y continuas, ejercen en la energía del carácter, en la disciplina de la voluntad y en la formación de una personalidad vigorosa y dinámica. habilitar campos de juego y deporte para el servicio de cada escuela, o de cada grupo de escuelas, organizar de manera eficaz la educación física dirigida por maestros capacitados, trazar un programa inmediato de ejercicios, juegos y deportes, deberán ser las tareas de los inspectores y maestros, mientras el Ministerio por medio del Consejo Nacional de Educación física y deportes, publica el manual para la educación física de la infancia.

  …………………..No deben considerarse como descanso los ejercicios de gimnasia y los juegos dirigidos. Estos tendrán un tiempo marcado en los horarios de cada escuela.

  …………………..5a. La tarde en que se suspenda el trabajo escolar, deberá destinarse a ejercicios de educación física y deportes, que serán dirigidos por uno o varios maestros de la escuela o de la localidad que posean la preparación técnica necesaria.

  Lo digo a Vds. para su conocimiento y cumplimiento.

  Barcelona 11 de Noviembre de 1937.

En este caso, se asignaban seis horas semanales de educación física en los primeros niveles, y una reducción progresiva de hasta tres al final de la educación primaria, dentro de las veintiocho horas semanales de dedicación escolar que se establecían  en el decreto.

La única materialización práctica de la educación física en su vertiente educativa, desde un punto de vista de educación integral y, por tanto, producto de las iniciativas del legislador, tiene lugar en Cataluña, desde la recién instituida Generalitat,  y se llevan a la práctica una serie de iniciativas pedagógicas que tienen a la educación física como centro del proceso educativo desde una óptica de educación vivenciada; es decir, todo lo vivido en la clase de educación física es: escribible, hablable, matematizable, objeto de reproducción mediante dibujos, etc.

El hecho se produce con el desarrollo del estatuto catalán, ya que, el gobierno de la Generalitat, no solo legisla teniendo en cuenta teorías educativas avanzadas, sino que las pone inmediatamente en práctica, y el mejor ejemplo tiene lugar en el llamado Institut-Escola que lleva a cabo un planteamiento educativo avanzado, con la actividad física como parte central de los planteamientos curriculares. Metodología absolutamente progresista, que no volverá a contemplarse en España, y solo como posibilidad remota, hasta bien entrados los setenta.[14]

La vida de l´ institut- escola  explicada pels alumnes.

  Grup Canigó:

22 de febrer ………”Anem a fer gimnás; hem fet nou exercisis. Després a jugar. Arribant els grans, volen jugar a pilota. S´jugat i hem quedat 4 a 2 ……. El senyor Llongueres s´espera .Amb ell hem fet rítmica. Set passos endarrera, vuit endavant; una nota dura un minut; l´altra un segon, i s´acaba la divertida classe “………….

  Joan Grases (10 anys).

   4 de març………….” Hem jugat a futbol; els nois contra les noies. Qui ha guanyat? Mai no lo diríeu: les noies per dos a quatre!………………Hem jugat a futbol: macatxis noi, han guanyat els nois per sis a cinc……………”           Teresa Ferriol (10 anys).

  4 de març  “………….. Quan ja tots estávem disposats a treballar, el senyor Gabriel ha dit “feu el resum de léxcursió a Masnou”……………Mentre estávem fent aquest treball, el senyor Gabriel ha dit: “A fer gimnás!”. Tots el moviments els hem fet igual que els altres dies. Quan hem acabat el gimnás, el senyor Gabriel ha dit:  “A jugar!” i nosaltres hem anat a jugar. Hem jugat nois contra dos o tres nois y unes cuantes noies; ………..”           Jordi Rafel (10 anys)

No ocurre igual en el resto del Estado donde el nivel de escolarización es menor y la dependencia es absoluta del gobierno central, con el poder de las oligarquías locales y con los poderes fácticos a tener en cuenta en cuanto a la cuestión educativa se refiere, lo cual, hace inviable la puesta en práctica de cualquier proyecto educativo que plantee novedades tan acusadas y específicas, cuando ni siquiera se abordan en serio las exigencias elementales de alfabetización de la población. 

Esta conciencia clara de los gobernantes republicanos, respecto de las actividades físicas y los deportes como convocantes de masa y de proyección política,  desembocarán finalmente en la convocatoria de la Olimpiada Popular de Barcelona, que debería haber tenido lugar en Julio de 1936 en Barcelona, como réplica de la izquierda internacional a los Juegos Olímpicos de Berlín promovidos por el fascismo y que, como es conocido, hubieron de suspenderse ante el comienzo de la Guerra Civil.

Conclusiones.

La Segunda República desarrolló, hasta donde pudo, la incipiente apuesta por la educación física que se había venido gestando a lo largo del periodo anterior, pero matizando y orientando el proceso de desarrollo desde su propia óptica.

Durante el período republicano, las oscilaciones y bandazos de la disciplina fueron frecuentes; la educación física estaba situada en medio del debate educativo, al ser la educación del cuerpo un elemento sensible para las clases conservadoras que miraban con lupa y medían con escuadra y cartabón, tanto los modos como las formas en las que la educación física se legislaba y se llevaba a la práctica en las escuelas.

Como hemos podido verificar en este trabajo, la legislación y contra legislación republicana sobre el particular es abundante, prolífica, claramente ideologizada y partidista. Sin embargo, hecha abstracción de los vaivenes del momento, no es menos cierto que se consolidan los avances e iniciativas de la legislación de la Dictadura de Primo de Rivera, dotándola de avances progresistas y liberales, como este hallazgo del Institut Escola que, en determinados casos, se mantienen como reivindicaciones hasta el momento actual.

Respecto a la experiencia  de L´Institut-Escola de la Generalitat, es preciso inscribirla en una doble dinámica, de una parte el triunfo de las clases intelectuales y progresistas de izquierda en la constitución de la Generalitat de Catalunya que legislan hacia adelante, y de forma progresista sobre educación, incorporando avances que tienen que ver con el papel del cuerpo en la educación y, por otra parte, el intento de aplicar estos avances sobre la realidad de la escuela catalana de una manera que, además de recoger los principios educativos de la ILE, planteaban una educación de lo vivido a lo abstracto que se adelanta en más de cuarenta años a los planteamientos educativos psicomotricistas que aparecerán a mediados de los sesenta, al terminar el franquismo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

BALCELLS, J.: (1932). Preliminar. Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat  1, 1.

Circular de 11-11-1937: Sobre orientaciones pedagógicas para la aplicación del Plan de  Estudios de las Escuelas Primarias. Gaceta de la República de 19-XI-1937.

Decreto de 25-04-1931 por el que se Disuelve el Comité  Nacional de  Cultura Física. G.M. de 26-IV-1931.

Decreto de 13-05-1931: Deroga los planes de  estudio de  la Dictadura. G.M. de 14-V-1931.

Decreto de 21-05-1931: Exigiendo titulación a los profesores. G.M.  de 22-V-1931.

Decreto de 29-09-1931: Estableciendo el Plan de Estudios de las Escuelas Normales. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 30-IX-1931. BOMIP y BA.: nº 91 de 13-X-1931. Pág.536.

Decreto de 12-12-1933: Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 14-XII-1.933. BOMIP y BA.: nº 150 de 19-XII-1933. Págs.1173-1174.

Decreto de 16-01-1934: Concediendo al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes unos terrenos para campos de deportes  de los Institutos de segunda enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 11 de 22-I-1934. Pág.162.

Decreto de 15-07-1934: Dictando preceptos para la construcción de edificios escolares. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 82 de 10-VII-1934. Págs. 66 a 68.

Decreto de 29-08-1934: Sobre el nuevo  Plan de Bachillerato. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 30-VIII-1934. BOMIP y BA.: nº 107 de 6-IX-1934.

Decreto de 23-03-1935: Se suprime la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de 23-04-1935: Creando la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de  Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de 01-05-1935: Ampliando el número de miembros de la Junta Nacional de Educación Física. G.M. de 3-V-1935.

Decreto de 18-10-1935: Suprimiendo la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 20-X-1935. BOMIP y BA.: nº 131 de 26-X-1935.

Decreto de 28-10-1937: Plan de estudios para la Escuela Primaria. Gaceta de la República del 31-X-1937.

Fernández, J.M. (1984). La Educación en la España Republicana durante la Guerra Civil (1936-1939). Bordón,  252,  245-270

Generalitat de Catalunya (1932). Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat  1, 7. 

Hernández, J. (1937). Discurso en el pleno del Comité Nacional de las Juventudes Socialistas Unificadas. Mundo Obrero, 28 de septiembre de 1937. Madrid.

Llopis, R. (1933). La  revolución en la escuela. Dos años en la Dirección General de Primera Enseñanza. Madrid: M. Aguilar.

Luzuriaga, L. (1917). Documentos para la Historia escolar de España. Madrid: Museo Pedagógico Nacional.

Luzuriaga, L. (1918). La preparación de los maestros. Madrid: Museo Pedagógico Nacional.

Luzuriaga, L. (1927). La educación nueva. Madrid.Museo Pedagógico Nacional.

Luzuriaga, L. (1932). Concepto y desarrollo de la nueva educación. Madrid.

Molero pintado, A. (1991). La Educación durante la Segunda República y la Guerra Civil – 1931 – 1939. Madrid: Breviarios de Educación, Centro de Publicaciones, Ministerio de Educación y Ciencia.

Molero Pintado, A. y Pozo  Andrés, M. (1989). El profesorado de la escuela, evolución académica y administrativa  en  La Escuela de  Estudios Superiores del Magisterio 1909-1932. Alcalá de Henares: Departamento de Educación, Universidad de Alcalá de Henares. (Pp. 215 -247).

Orden de 07-11-1933: Derogando el título de Profesor Especial a los profesores de Gimnasia. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 9-XI-1933. BOMIP y BA.: nº 138 de 21-XI-1933. Pág. 980.

Orden de 31-03-1932: Instituyendo expediente para el abono de gratificación a profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 51 de 4-V-1932. Pág.814.

Orden de 15-09-1932: Suprimiendo las clases de Esgrima en dos Institutos de Madrid. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 17-X-1932. BOMIP y BA.: nº 108 de 7-X-1932. Págs.567-568.

Orden de 19-12-1932: Normas para obtener el título de Profesor de  Educación Física. G.M. de 30-XII-32.

Orden de 20-03-1934: Por la que se dispone que los haberes de  los Profesores de Educación Física se abonen con los créditos destinados a la sustituida Enseñanza Religiosa. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 1-IV-1.934. BOMIP y BA.: nº 49 de 24-IV-1934. Pág.732.

Orden de 28-10-1935: Estableciendo una reválida para Profesores de Educación Física. G.M.: de 29-X-1935.

Orden de 19-11-1935: Dejando en suspenso el nombramiento de  profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº149 de 7-XII-1935. Pág. 2915.

Orden de 26-02-1936: Se cancela la expedición de títulos de Profesores de Educación Física con devolución a los afectados de la documentación y de las tasas abonadas.

Pérez Galán, M. (1977). La Enseñanza en la Segunda República. Madrid: Cuadernos para el Diálogo.


[1] Escuela Central de Gimnasia: Cartilla Gimnástica Infantil. Madrid. Suc. de Rivadeneyra S.A. sin fecha

[2] Decreto de 25-04-1.931: Disuelve el Comité  Nacional de  Cultura Física. G.M. de 26-IV-1.931.

  Decreto de 13-05-1.931: Deroga los planes de  estudio de  la Dictadura. G.M. de 14-V-1.931.

[3] Decreto de 21-05-1931: Exigiendo titulación a los profesores. G.M.  de 22-V-1931.

  Orden de 19-12-1932: Normas para obtener el título de Profesor de  Educación Física. G.M. de 30-XII-32.

  Orden de 07-11-1933: Derogando el título de Profesor Especial a los profesores de Gimnasia. Ministerio de            Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 9-XI-1.933. BOMIP y BA.: nº 138 de 21-XI-1933. Pág. 980.

  Orden de 28-10-1935: Estableciendo una reválida para Profesores de Educación Física. G.M.: de 29-X-1935.

  Orden de 19-11-1935: Dejando en suspenso el nombramiento de  profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº149 de 7-XII-1935. Pág. 2915.

  Orden de 26-02-1936: Se cancela la expedición de títulos de Profesores de Educación Física con devolución a los afectados de la documentación y de las tasas abonadas. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 28-II-1936.

[4] Orden de 31-03-1932: Instituyendo expediente para el abono de gratificación a profesores de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 51 de 4-V-1932. Pág.814.

[5] Orden de 11-12-1931: Sobre cursos de perfeccionamiento. Se solicita y concede subvención para un gran cuadro de gimnasia que realizarán 10.000 niños. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 2 de 4-I-1930. Pág.21.

[6] Decreto de 16-01-1934: Concediendo al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes unos terrenos para campos de deportes  de los Institutos de segunda enseñanza. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 11 de 22-I-1934. Pág.162.

 Decreto de 15-07-1934: Dictando preceptos para la construcción de edificios escolares. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. BOMIP y BA.: nº 82 de 10-VII-1934. Págs. 66 a 68.

[7]Decreto de 23-04-1934: Crea la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de  Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1934.

Decreto de 23-03-1935: Se suprime la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de  23-04-1935: Creando la Junta Nacional de Educación Física en el Ministerio de  Instrucción Pública. G.M. de 24-IV-1935.

Decreto de 01-05-1935: Ampliando el número de miembros de la Junta Nacional de Educación Física. G.M. de 3-V-1935.

Decreto de 18-10-1935: Suprimiendo la Junta Nacional de Educación Física. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 20-X-1935. BOMIP y BA.: nº 131 de 26-X-1935. Pág.2.501.

[8] Decreto de 12-12-1933: Creación de  la Escuela Nacional de  Educación Física de  San Carlos, de pendiente de la Facultad de  Medicina de la Universidad de  Madrid y de la Sección de  Pedagogía de la Facultad de  Filosofía y Letras. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 14-XII-1933. BOMIP y BA.: nº 150 de 19-XII-1933. Págs.1173-1174.

[9] Decreto de 28-10-1.937: Plan de estudios para la Escuela Primaria. Gaceta de la República. del 31-X-1.937.

  Circular de 11-11-1.937: Sobre orientaciones pedagógicas para la aplicación del Plan de  Estudios de las Escuelas Primarias. Gaceta de la República de 19-XI-1937.

[10] Orden de 15-09-1932: Suprimiendo las clases de Esgrima en dos Institutos de Madrid. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 17-X-1932. BOMIP y BA.: nº 108 de 7-X-1932. Págs.567-568.

[11] Decreto de 29-09-1931: Estableciendo el Plan de Estudios de las Escuelas Normales. Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. G.M. de 30-IX-1931. BOMIP y BA.: nº 91 de 13-X-1931. Pág.536.

[12] Decreto de 29 de Agosto de 1.934 sobre el Nuevo Plan de Bachillerato  Gaceta de la República, Madrid, 30 de Agosto de 1934.

[13] GOBIERNO DE ESPAÑA: Orientaciones pedagógicas para la aplicación del plan de estudios de las Escuelas Primarias. Circular de 11 de Noviembre de 1937, Gaceta de la República, Barcelona 19-XI-1937.

[14] INSTITUT ESCOLA: Revista de L´Institut-Escola de la Generalitat  nº 1 mes de març.  Palau del Governador – Parc de la Ciutadella , Barcelona 1932. Pág. 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s