LA EDUCACIÓN FÍSICA COMO UN AGENTE EDUCATIVO PROVOCADOR Y REVOLUCIONARIO. La sociedad española de finales del XIX y principios del XX ante el problema de educar el cuerpo.

Manuel Vizuete Carrizosa

MANUEL VIZUETE CARRIZOSA

Maestro de Enseñanza Primaria – Licenciado en Educación Física – Licenciado en Geografía e Historia – Doctor en Historia Contemporánea. Catedrático de Universidad. Lineas de Investigación: Didáctica de la Educación Física. Producción Materieles Didácticos para la Educación Física Escolar. Historia y Filosofía del Deporte y de la Educación Física. Formación del Profesorado de Educación Física. Fundador de La European Union Physical Education Associations (EUPEA) Comité de Expertos del Consejo de Europa (EF, Deporte Escolar y Deporte para Jóvenes) Coordinador del Foro Hispanomexicano.

LA EDUCACIÓN FÍSICA COMO UN AGENTE EDUCATIVO PROVOCADOR Y REVOLUCIONARIO.

La sociedad española de finales del XIX y principios del XX ante el problema de educar el cuerpo.

La idea existente, en cuanto a la educación física, en los distintos ambientes políticos y sociales de la época preocupados por cuestiones de fondo educativo y social, tiene que ver con la tradición filosófica aristotélica del cuerpo como sombra del alma retomada por la iglesia, y con la inevitable repercusión de estas prácticas en un mundo educativo incapaz de aceptar igualdades y diferencias, así como con una famosa cita atribuida a Juvenal, traída por los pelos, y que sorprendentemente ha hecho fortuna hasta nuestros días[1]

A fin de que en toda ocasión que puedas ofrecer algún voto, las ofrezcas en sus templos una víctima con los intestinos sagrados de jabalina blanca, pide para que así sea, un alma sana en un cuerpo sano.

Considerado como valor entendido y asumido por la sociedad española de finales del XIX y primera mitad del XX,[2] el concepto o idea de cuerpo fuente de pecado y por lo tanto de perfección no deseable, como no sea para contribuir a la función encomendada de ser templo del espíritu santo, o para favorecer por la vía ascética desde el sufrimiento corporal la elevación del espíritu, es el horizonte ideológico desde el que abordamos la posición de la sociedad española sobre el particular planteándonos tres enfoques diferentes: las intenciones o planteamientos desde el campo de la política, las propuestas de tipo educativo, y las recomendaciones que se llevan a cabo desde la ciencia médica.

Teniendo en cuenta que, tanto desde el campo educativo como desde la ciencia médica, el cuerpo y su educación habían sido contemplados tradicionalmente desde la distancia establecida por la iglesia, y que el concepto había venido evolucionando a golpes de fe, no debe resultar extraño, que la primera iniciativa legal sobre la implantación de la Educación Física en España, proceda del campo progresista y liberal, e igualmente, que no esté exenta de cierto aire subversivo.[3]

La iniciativa se lleva a cabo en dos intentos: una primera propuesta del diputado De Gabriel en 1879, y una segunda propuesta de D. Manuel Becerra en 1883, ambas, con el propósito de introducir en España las actividades físicas con intencionalidad educativo-social, acción que no puede considerarse un hecho aislado u oportunista de determinada clase política, necesitada de aportar novedades que justificasen su progresismo, sino que ha de contemplarse dentro de una serie de iniciativas legales que responden al cambio de la sociedad española de finales del XIX. Cambios, en los que intervienen como protagonistas destacados hombre públicos, que a su vez, se identifican con los movimientos educativos y culturales que tienen lugar en el momento de la Restauración, todos ellos, con gran trascendencia pública y política, y que son el inicio de una de las más importantes líneas del pensamiento progresista de gran repercusión sobre la vida pública y la educación española contemporánea.

Manuel_Becerra

Los hechos políticos más determinantes tiene lugar tras la Restauración cuando, de nuevo, nombrado ministro Orovio por Alfonso XII reanuda la política represiva sobre la Universidad, que le valiera el título de marqués en 1865 como ministro de Isabel II, en 1875 culmina expulsando de sus cátedras a Castelar, Salmerón, Azcárate, y a otros políticos destacados, los cuales, junto con Giner de los Rios, tienen una importancia decisiva en la creación de la Institución Libre de Enseñanza, motor de los cambios pedagógicos y de los planteamientos educativos más sobresalientes de la historia contemporánea española.

orovio_ilustra

La conexión escuela-vida que defiende la Institución Libre de Enseñanza, favorece la implantación de la teorías higiénicas y de las de vuelta a la naturaleza que pretendía el naturalismo pedagógico russoniano que, como hemos visto, es el origen de las teorías y escuelas de educación física: el excursionismo, la práctica de juegos populares, la formación de equipos, etc., que el propio discurso de los maestros y teóricos de la Institución defienden, generaron en la sociedad española una conciencia clara de la necesidad y una nueva valoración de la práctica de los ejercicios físicos como medio de educación, hecho que tiene una repercusión notable entre las clases intelectuales y progresistas de finales del XIX y de principios de este siglo.[4]

ILE-loquesomos-pedagogía institucion-libre-ensenanza-manuel-cossio-giner-de-los-rios-ricardo-rubio

Es en este sentimiento de renovación del orden social a partir del hombre mismo, defendido por la Institución Libre de Enseñanza, desde donde se mueven los progresistas españoles que hacen las propuestas de la ley de Gimnástica Higiénica, y desde donde han de inscribirse tanto la traducción de la obra de Mercurial, como las iniciativas que desde uno u otro lado promueven las actividades físicas y la creación de las sociedades gimnásticas.

educacion_alta

El discurso, que en este momento sustentaban las propuestas liberales, tiene como razonamiento la filosofía platónica sobre el cuerpo y su educación, naturalmente, puesto en ejecución desde el manejo de tópicos y desde el desconocimiento de las propias teorías de Platón sobre la educación física. Hemos de añadir además, el hecho de que se produce bajo el interesado punto de vista de la iglesia, y desde la lectura que de esta filosofía hace la religión católica, planteamientos que han sido el condicionante de una forma generalizada de entender la educación física, prácticamente hasta nuestros días.[5]

Platón define al cuerpo como un ente sometido al espíritu, propone la eugenesia para conseguir una raza fuerte por la unión de los mejores hombres con las mejores mujeres, y la eliminación de los hijos mal dotados o contrahechos para evitar disminuir la calidad de la raza (Rep. 459 d).

La concepción del hombre como alma en Platón, es determinante al fin y objeto de la Educación Física (Leyes 959a) que en esta vida lo que constituye nuestro yo no es otra cosa que el alma y solo el alma, y que el cuerpo no es sino una sombra o imagen que nos acompaña,…

La necesidad de una educación del cuerpo diferenciada y específica, aparecerá de forma insistente en los planteamientos político-educativos a partir de esta primera propuesta legislativa de los fusionistas sagastinos, en la que subyacía la idea de necesidad de la gimnástica higiénica como equilibrio de lo físico y lo intelectual, en este caso, expresada como contrapeso de la excitación intelectual que producen los estudios científicos.[6] Derrotada esta propuesta por los conservadores, los mismos planteamientos serán los que argumenten la propuesta de ley de Manuel Becerra años después, en esta, se incluye un enfoque utilitarista favorecedor de la condición moral del hombre, de formación de buenos guerreros, de hombres viriles y trabajadores, apoyándose el discurso, en este caso, en mentiras piadosas sobre los países de nuestro entorno.

El argumento del ejercicio físico como medicina preventiva y de mejora de la calidad de vida que hacen los liberales en sus propuestas, es evidentemente progresista y avanzado para la época y la mentalidad española. Sin embargo, estas propuestas se encuentran a medio camino entre las verdades fisiológicas y el contrapeso cultural de la España del XIX. Contrastan fuertemente, las ideas justificativas del ejercicio físico en hombre y mujer, referidas a mejoras de tipo estético, para terminar con la idea de conseguir una buena mujer-reproductora , idea familiar a la doctrina tradicional de la iglesia, y muy a la medida de la sociedad española de la época.

modistas.jpg

Dentro de las escalas de valores y de los conocimientos de la época, la argumentación política de necesidad de ejercicio físico se apoya también, en que las carencias y la debilidad física generan actitudes cobardes y violentas en los ciudadanos, por lo que, a juicio de los autores de la propuesta de ley, uno de los logros o ventajas que se consiguen en una sociedad de ciudadanos bien dotados físicamente es la disminución de la agresividad, de la delincuencia, y por supuesto, una menor irritabilidad y agitación social. Planteamiento concordante, con las teorías de la acción catártica del ejercicio físico que se ponen en circulación en esta época.[7]

En la propuesta de ley se llega a establecer, y a dar por cierta, la correlación entre el progreso de la civilización y el afeminamiento, recurriendo como argumento de autoridad a un doctor en medicina de Nueva York, que justifica, al parecer científicamente, los dichos españoles de el hombre y el oso… o el de bruto pero noble . Planteamientos, que tienen también su sitio entre las ideas y los razonamientos político-educativos de finales de siglo en España, sobre el modelo estético masculino.

La implantación de las actividades de educación física, se sitúa a partir de aquí en una línea socialmente progresista, al menos en la intención. Las ideas de preparación para la vida y para el ocio aparecen igualmente en la fundamentación liberal de las propuestas de ley, sin embargo, la alusión en la propia argumentación a la crítica de la sociedad española sobre el concepto sport, matizada como sport inglés que figura en los diferentes discursos de la propuesta, refleja lo refractario de la sociedad española de finales del XIX y principios del XX hacia este tipo de actividades sin finalidad aparente, las cuales, no solo encuentran carentes de sentido, sino que llegan incluso a no entender.[8]

La guerra y el sport ¿Que soldados son esos que hacen la guerra en trajes de sport, que toman té por las tardes y que se van a pasar los week-ends o fines de semana a Londres? ¿Qué soldados son esos a los que lord Kitchener los despide como si fueran a jugar una partida de foot-ball, dándoles por toda alocución patriótica una serie de preceptos higiénicos? Los ingleses están quitándole toda teatralidad a la guerra.

-No son soldados -dice un periódico-. Son hombres de sport.

Zúrich, diciembre de 1914 –

Sport y Militarismo – El Ejército de tres millones, que ha comenzado ya ha desembarcar en Francia, mas que un Ejército parece un formidable equipo de foot-ball. Va a combatir como pudiera ir a jugar un match. Su espíritu no es lo que nosotros entendemos por espíritu militar. Es un espíritu sportivo, lo mismo que son sportivos los trajes de los soldados. ¡A jugar la gran partida! ¡A salvar en ella el honor y los intereses de Inglaterra! ¡Y a portarse bién, con valentía, con elegancia, de una manera que sea sportsmanlike!

         Lóndres, enero 1915

brit-recruits-alder2

Cuando se habla de medicina preventiva, de mejora de la condición física, del deseo de alcanzar a todas las capas sociales, de incidir en la mejora de la sanidad, etc., además de establecer un catálogo de intenciones y de objetivos en relación con la educación física, se está articulando también un discurso social políticamente avanzado.

Es consecuente con el espíritu de la época al no cuestionar el dualismo espíritu-materia en el ser humano, en la concepción de la mujer y de su finalidad reproductora, en la valoración del hombre como defensor de la Patria y en la necesidad de su robustez para el trabajo. Su progresismo está, en este caso, en la introducción de la idea del cambio social sobrevenido por la práctica de las actividades físicas y de la higiene corporal.

La idea de la actividad por la actividad sin ánimo de lucro, del sport, se ofrece en las propuestas liberales como modelo de vida progresista, la traducción o sustitución castellana, muy posterior, de esta palabra por la de deporte será desafortunada en la forma y en el fondo, no obstante, la idea de sport, e incluso la propia palabra, siguen manteniéndose en el lenguaje cotidiano para referirse claramente al concepto original de la actividad por la actividad.[9]

No pasaron las propuestas liberales de un intento de abordar el tema desde el campo de la educación y de dejar planteada la necesidad, ya que aunque se llega a lograr con Alfonso XII la creación de la Escuela de Gimnástica Higiénica, la vida de esta institución sufre, inmediatamente, los vaivenes de la política y de las tensiones entre conservadores y liberales. La polémica, coloca a la educación del cuerpo en el centro de una discusión en la que la iglesia hace valer su criterio y su poder. La educación del cuerpo, se planteará desde posiciones exclusivamente relacionadas con lo sobrenatural y lo trascendente, se entiende la educación física como un elemento o recurso para el control de los impulsos concupiscentes de la carne, en este sentido es como se manifestaba el pedagogo Padre Calixto Soto de la Virgen de los Dolores en su obra.[10]

Pidamos a Dios un alma sana en un cuerpo sano. Para ejecutar bien las órdenes del espíritu, (el cuerpo) ha de ser sano, robusto y ágil: a esto se dirige la educación física. El alma ejerce débilmente unas funciones intelectuales y morales cuando el cuerpo está enfermo…….y viceversa, un cuerpo sano y robusto pierde sus cualidades y aun se desorganiza cuando el alma es presa de violentas pasiones. El cuerpo aunque inferior al alma…

La teoría pedagógica y educativa de finales del XIX y principios del XX en manos de la Iglesia, no deja lugar a dudas en cómo ha de plantearse la educación del cuerpo, la aludida cita de Juvenal aparece de forma continuada y repetida en boca de todos los teóricos de la educación, desde el Padre Manjón a Rufino Blanco, y si poco indicada está la cita, mucho peores son los planteamientos de la educación del cuerpo que se hacen partiendo de la misma. Pio X- 1908-, desde este punto de vista, no tiene inconveniente en desdoblar al ser humano a la vez que realiza una particular interpretación del ocio.[11] Los pedagogos, por su parte, comparten los miedos de la Iglesia al desarrollo de las facultades físicas por lo que pueden representar de ataque a las concepciones religiosas y a las ideas de la sociedad tradicional, en este sentido, se manifiesta el escolapio Jiménez Campaña – 1900 – cuando dice:

Educar no es criar al niño con el ejercicio corporal que lo robustezca, dejando libre desenfrenados apetitos concupiscentes; porque esto valdría tanto como criar aves de rapiña que al fin y a la postre nos habrían de sacar los ojos. Educar no es amanerar los movimientos del cuerpo humano con las últimas atildaduras de la moda, ni aprisionarlo en un molde que represente la virtud, para convertirlo en estatua de bronce de la hipocresía[12]

Esta misma postura era la mantenida por la Iglesia en 1923, cuando condenaba las actividades corporales de forma severa, hasta el punto, de que el propio Pío XI advertía:

   La Iglesia Católica, como fiel guardadora del pudor y de la honestidad, condena los ejercicios y los espectáculos de educación física en que se falte a las buenas costumbres.[13]

La ignorancia sobre la educación del cuerpo alcanza al propio Rufino Blanco, el cual, a pesar de ser uno de los renovadores del campo de la educación, participa de la postura general en cuanto a la educación física cuando dice:

…el cuerpo es una sustancia compuesta de dos partes: sensible, porque se percibe por los sentidos (vista, tacto, etc.) y mortal, porque pierde la vida.[14]

E igualmente del discurso político tradicional cuando se sostiene:

La educación física es de interés nacional, porque regenera la raza, prepara a la juventud para la defensa de la patria y para que de un mayor rendimiento en el trabajo y hasta coadyuva al trabajo intelectual proporcionando resistencias orgánicas a los que a él se dedican[15]

En cuanto a los objetivos y los planteamientos didácticos de la educación física, no dejan de ser igualmente insólitos y faltos de fundamento. El ya aludido Calixto Soto, en cuanto a la forma de llevar a cabo esta educación, especifica:

…la conveniencia de que los niños salgan juntos a hacer sus evacuaciones ya que favorece el buen orden de la escuela a la moral siendo en este acto vigilados por el maestro y a la instrucción por cuanto la supresión de todo ejercicio literario por algunos movimientos, la respiración de una atmósfera libre, la vista de objetos distintos, el bienestar que siente el cuerpo con las evacuaciones, distraen al niño y le dan un nuevo aliento para continuar los ejercicios escolásticos.

Para hacer el descanso más provechoso y distraído, al ir y al volver de evacuar podrán cantarse alguna letrilla, o hacer ejercicios gimnásticos reducidos a ciertos movimientos acompasados en el paso, en los brazos, en el campo, que se puedan variar de muchas maneras, ya alargando o acortando el paso, ya apresurándole o deteniéndolo, haciendo con los brazos el ademán del que juega a la lanza, tira la piedra, juega a los bolos, etc. Estos y otros ejercicios variados, favorecen maravillosamente al desarrollo físico y aprovechan la salud tanto o más que un paso regular[16]

Mucho más original y pintoresco se manifiesta, a fin de siglo, el escolapio C. Lasalde -1889- cuando de forma intencionalmente esperpéntica, sin duda preocupado por los avances de la educación física y su creciente desarrollo e influencia, escribe sus propuestas para la enseñanza de la educación física en la revista Calasancia, argumentando la posibilidad de que la educación física se identificase con la fiesta nacional[17]

…La liga de hombres políticos, de filósofos, de profesores y de periodistas que con tan laudable tenacidad persigue la introducción de los ejercicios corporales en la enseñanza, no acaba de dar forma a sus aspiraciones. Están conformes todos los miembros de la Liga en la necesidad de crear ejercicios que contribuyan poderosamente al desarrollo de los músculos y por consecuencia a la regeneración de esta decadente juventud.

En lo que no acaban de ponerse de acuerdo, a pesar de larguísimas y complicadas discusiones, es en la forma en que la educación física debe realizarse. La creación de una pequeña plaza de toros en cada una de las escuelas no sería el medio más eficaz para conseguir el resultado que se busca. Miscer utili dulce. ¿Qué mejor aplicación del precepto clásico?

Después de todo si para graduarse en bachiller van a exigir en Francia ciertos ejercicios gimnásticos ¿que inconvenientes habría en exigir unas cuantas suertes del toro, algunas banderillas y el salto de la garrocha?. La presencia en París del Gordito y su cuadrilla y la próxima apertura de la plaza de toros de la Exposición, constituye una oportunidad excelente para que la Liga de la Educación Física estudie este plan que le sometemos. ¡A que revolución asistiríamos en todos los liceos de Francia!.

 Nuestros más famosos diestros serían naturalmente solicitados por el Ministerio de Instrucción Pública para dirigir las primeras plazas de toros que se crearan o mejor dicho, las primeras cátedras de educación física.

 cara-ancha_1_puertosantamaria2 CaraAncha02

                                         El Gordito, tambien conocido como “Cara Ancha”

A finales del XIX, la educación física respecto al mundo de la educación se encuentra entre lo condenable, lo desconocido y lo subversivo. Una encrucijada en la que la iglesia católica, monopolizadora de la educación, tiene además la última palabra. Así lo hace, desde una visión negativa que asocia educación física con modernidad, con liberalismo y con materialismo. La citada revista apostilla:

El mal (la gimnasia) ha cundido bastante. En algunas partes con el título de método Froebel se ha apoderado de las escuelas de párvulos y en otras, con pretexto de formar hombres robustos ha invadido los colegios…Si la educación ha de ser algo nacional (según estas teorías europeas), sería necesario establecer en nuestras escuelas de España el manejo del palo en la Montaña, la del garrote en Aragón, la de la navaja en los barrios bajos de Madrid, la de la faca en Andalucía y en todas partes la capa y las banderillas. Esta doctrina está muy conforme con la de Herbert Spencer, que como saben nuestros lectores, es tenido en España como uno de los santones más ilustres de la pedagogía moderna o como si dijéramos, materialista…[18]

Afortunadamente la postura sobre la educación física no es del todo uniforme en la corporación educativa, ni siquiera dentro de la misma orden religiosa, sino que se mantienen posiciones distintas y algunas de ellas conciliadoras buscando un planteamiento utilitario de la disciplina como la que la misma revista plantea en otro número en la cual un autor anónimo, probablemente por lo comprometido del tema, sostiene:

La gimnasia realmente tiene aplicación en las escuelas por lo que sus ejercicios han de ser casi los mismos para los tres períodos y están reducidos a marchas y flexiones. Sin embargo, si en las escuelas hubiera ampliación para la clase artesana, pudiera aplicarse la gimnasia, enseñando a los niños algunos ejercicios de los que frecuentísima mente les ocurre practicar en sus oficios, como trepar por cuerdas y escalas.[19]

La educación física se sitúa en el centro de la polémica político-educativa de mejora y progreso social, siendo la base del concepto de educación integral que está, a finales del siglo XIX, en boca de la propaganda política que plantea esta idea de educación como recurso de agitación revolucionaria. Un autor de corte anarquista, que prefiere permanecer en el anonimato, recurre a la educación física para argumentar la necesidad de una educación integral que redima a la sociedad de los males que la afligen.[20]

Ya que los jesuitas y reaccionarios han declarado la guerra a muerte a la civilización moderna; ya que los hipócritas seides del obscurantismo quieren que el pueblo, el pobre pueblo, se halle siempre sumido en la embrutecedora ignorancia, madre de la miseria, para poder seguir explotándolo a su antojo; ya que los partidarios del pasado, escudados falsamente en las doctrinas del que enseñó que todos somos hermanos, quieren que continúe la explotación del hombre por el hombre y por lo tanto, tienen empeño en que no se ilustren los que ellos llaman masa, para dominarlos mejor y como enseñó Victor Hugo, ponen en cada pueblo uno o varios encargados (los mas) de apagar las pocas luces intelectuales que pueden hacer brillar el pobre maestro; ya que la lucha entre liberales y reaccionarios es inevitable preparar nuestras armas para el combate y esperemos tranquilos el resultado, ya que el porvenir es nuestro.

La educación integral es la educación completa de todas las actividades del hombre. Los reaccionarios han dado un significado diferente a la palabra y entienden por educación……..cualquier cosa. Educar la parte física del hombre: sistema nervioso, sistema muscular, sentidos, aparatos y órganos del cuerpo, etc. Educar su parte psico-física: las sensaciones y sentimientos, las facultades y potencias, operaciones y funciones de la voluntad…… para que pueda el educando llenar su misión en este mundo, sea capaz de cumplir sus deberes y contribuye a que se realice el decreto.

La medicina, que había sido la impulsora en la introducción y en el desarrollo escolar de la educación física, como medida preventiva de los males endémicos del siglo XVIII, tisis y difteria, que diezmaban las poblaciones infantiles en Europa, no avanzó excesivamente en el conocimiento de las posibilidades y de las repercusiones del ejercicio físico, como no fueran negando cualquier tipo de función educativa, tal como señalaba a finales del XIX el doctor Cellerier:[21]

Todo educador concienzudo se aplicará, pues, con el mayor cuidado a la salud física de su discípulo. Este es uno de sus primeros deberes. Pero se engaña si en esto ve una educación física… en todo esto, la educación no es nada:, la higiene lo es todo…

La cientificidad de los conocimientos que la medicina posee en relación con la educación física en esta época es ciertamente pobre. Un médico que se oculta tras el seudónimo de Dr. Saimbraum, publica por primera vez su obra en 1912 con afirmaciones de escaso rigor científico y fisiológico sobre los efectos de la gimnástica sobre el organismo humano. Del nivel de estos conocimientos, y del interés por ellos entre la sociedad médica de la época, da idea el hecho de que la obra conoce catorce ediciones, siendo la última, todavía, en 1934.[22]

Se ha comprobado también la influencia beneficiosa de la gimnasia sueca sobre la parte externa del cuerpo. El cutis se convierte en fresco y rosado transparentándose los colores de la salud. El cabello crece abundantemente y robusto por efecto de una activísima circulación sanguínea, El vello aparece raquítico y claro porque no domina sobre el frescor de la carne y el sonrosado de la piel. Los ojos pueden mostrar, en un instante dado, una intensidad de vida afectiva extraordinaria y sugestionadora. Los labios son finos y rosados y la boca pequeña, a causa del vigor que adquiere el músculo que la cierra.

En conclusión, la Educación Física, desde finales del siglo XIX, al post-franquismo, va a debatirse y depender de las fuerzas y poderes sociales que pugnan por el control ideológico y fáctico de la educación en España. Será el criterio de necesidad, aportado por la I Guerra Mundial, en cuanto al entrenamiento y acondicionamiento físico del soldado, con la revalorización de la infantería frente a la caballería, a partir de la aparición del carro de combate en el campo de batalla, lo que empuje a las sociedades y países de tradición católica y férreo control educativo por parte de la iglesia, lo que permita liberar la educación del cuerpo como algo útil y necesario, en este caso como acción educativa de utilidad militar, que quedará separado de las instituciones educativas hasta bien entrado el siglo XX y sin posibilidad de ser implantado hasta las directrices de la Dictadura de Primo de Rivera y la II República, e instrumentado o aplicado por el franquismo como solución a los problemas planteados en la postguerra civil por el control de la educación, entre la iglesia y los falangistas, que finalmente fue resuelto por el régimen a favor de la iglesia, en lo aulario, mientras se concedía a los falangistas de Ridruejo la educación no formal con la creación de un bloque de formación conocido como Formación del Espíritu Nacional, que contenía una triada compuesta por la Educación Física, Formación Política y Educación Premilitar.

CITAS Y BIBLIOGRAFÍA.

[1] Es evidente que por mucho que quiera forzarse el sentido del texto original, al referirse a la jabalina, Juvenal se refiere al animal y no al aparato atlético, ni a ninguna intención educativa. Cita tomada de PASTOR PRADILLO J.L.: De la crianza ortodoxa a la educación física, Actas del IX Congreso Nacional de Educación Física, Universidad Autónoma de Madrid, Segovia 1993, Pág. 108.

[2] NA La concepción de hombre como unidad psicofísica no es planteable de forma abierta hasta la desaparición del franquismo.

[3] Ley creando la Escuela Central de Gimnástica Higiénica Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, 10 de julio de 1879.

[4] LAPORTA, F.: Fundamentos de la pedagogía institucionista, La Institución Libre de Enseñanza, Cuadernos de Historia 16, Madrid, nº 168, 1985.

[5] HISRSCHBERGER, J.: Historia de la Filosofía, Barcelona, Editorial Herder – 1977; Pág. 130

[6] NA Tengamos en cuenta que se legisla para la población escolarizada, que a estas alturas es una considerable minoría, por lo tanto, incluso en estas propuestas, la educación física sigue el camino de la educación en general y se plantea como un privilegio de clase.

[7] NA La teoría de la acción catártica del juego y del ejercicio físico, establece que la actividad corporal genera en su desarrollo una acción de descarga de las tensiones que contribuye a equilibrar física y emocionalmente al sujeto.

[8] CAMBA J.: ABC, Madrid, Diciembre de 1914 y Enero 1915.

[9] NA En el castellano actual empleamos, con indudable acierto y recto criterio, hacer deporte , en el sentido de esperar un determinado beneficio de la actividad física, diferenciándolo de hacer algo por sport, que entendemos como lo que se hace por placer y sin esperar nada a cambio, mucho más en consonancia con el espíritu altruista original.

[10]SOTO DE LA VIRGEN DE LOS DOLORES, C.: Manual de Educación Cristiana teórico práctica elemental, Madrid, Imprenta de impresores y libreros, 1870, Págs. 16, 20, 153,154.

[11] Porque mientras os ejercitáis corporalmente, descansa vuestro espíritu y porque al ocuparos de vuestros ejercicios huís del ocio que es el padre de todos los vicios y vuestras fraternales emulaciones os ejercitan en la virtud… Citado por BLANCO, R.: Teoría de la Educación, Madrid, Ed. Hernando, 1917, pág. 368.

[12] GINER, S., FAUBELL, V.LUCEA, J, y otros: Escuelas Pías, Salamanca, Ed. Calasancia, 1984.

[13] BLANCO, R.: Ob. cit. pág. 360.

[14] BLANCO,R.: Ob. cit. pág. 183

[15] Citado por PERTUSA Y GIL,A.: Pedagogía Moderna, Málaga-Córdoba, Imp. y Librería de R. Alcalá, 1929, pág. 165.

[16] SOTO DE LA VIRGEN DE LOS DOLORES, C.: Ob. cit. Págs. 59-60

[17]LASALDE, C.: Enseñanza de la educación física, Revista Calasancia nº 21, Salamanca, 1889, Págs. 247-278.

[18] Revista Calasancia nº 21, Salamanca, 1.889, Pág. 278.

[19] Revista Calasancia nº 10, Salamanca, 1888, Pág. 437.

[20]UN AMIGO DE LA ENSEÑANZA: Proyecto de fundación de una Escuela de Educación Integral. Consideraciones dirigidas al pueblo mahonés, Mahón, Imprenta de la Real Casa, 1899.

[21] Citado por BLANCO,R.: Ob. Cit. Pág. 406.

[22] SAIMBRAUM, Dr.: Salud, fuerza y belleza por medio de la gimnasia sueca, Barcelona, Ed. HYMSA, 1934.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s